domingo, 27 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo VII

SHE HAS ALWAYS BEEN THERE FOR ME

*Narra Rosalinne Styles*

- ¿Ya está todo listo? – pregunto a Louis, quien se encuentra a mi lado, echando unos palos más a la hoguera.
- Solo falta Niall con la guitarra – dice algo seco y se levanta –. ¡Niall! ¡Niall! ¡¿Dónde tienes las zanahorias en esta casa?!
- No tenemos – dice apareciendo por la puerta con un montón de Oreos en la boca, un bol de palomitas en la mano izquierda y un plato de barritas de chocolate en la otra mano.
- ¡¿Como que no tienes zanahorias?! – grita Louis desesperado. ¿He contado ya su obsesión por las zanahorias?
- En mi casa no se comen zanahorias – dice Niall con la boca llena.
- ¿No se comen zanahorias pero si se comen Oreos? – pregunta Louis triste y Niall asiente con una sonrisa –. Yo no puedo vivir tres días sin zanahorias. No voy a ser persona.
- Mañana vamos a comprar, Louis – digo ya para que acabe está discusión estúpida.
- ¡Gracias! ¡Oh Rose eres la mejor! – grita tirándose encima de mi. Literalmente.
- Vale, pero quitate de encima – digo apartándolo.
- Que hostilidad se respira por aquí – dice Liam llegando.
- Vamos, tengo ganas de empezar la hoguera – digo dando palmadas como una niña pequeña y sonriendo.
Des de pequeña mis padres me habían dicho que me llevarían ha hacer una hoguera, pero como era normal, la mitad de cosas que me prometían, no las cumplían.
¿Nunca has hecho una hoguera? – pregunta Jane sentándose en uno de los grandes troncos que habían alrededor de la hoguera.
- Jamás. Siempre lo había querido, pero nunca había tenido la oportunidad.
Vienen los que faltan, y Niall se acomoda la guitarra entre sus piernas. Empieza con unos acordes lentos, para calentar, supongo.
- ¿Canción? – pregunta Niall.
- Payphone – decimos Des y yo al mismo tiempo.
- A veces asustan, ¿verdad? – dice mi primo.
Todos ríen, y Niall empieza con los acordes de la guitarra. Harry es el que empieza a cantar, y Lou sigue haciendo unos agudos que me dejan con la boca abierta. Niall hace genial la parte de los coros, ya que con la guitarra tiene que estar pendiente. Pero creo que falta alguna voz en el grupo.
Niall para con la guitarra, y los chicos estudian nuestras caras. La verdad es que nunca había oído voces tan maravillosas como las suyas. Juntos forman una perfecta melodía.
- Eso ha sido perfecto – susurra Des algo emocionada por ver a su hermano cantar tan bien.
- ¡Chicos sois increíbles! – digo yo sonriendo –. Aunque pienso que os falta una quinta voz.
- ¿Tu crees, Rosie? – dice Hazza.
- Completamente. Es decir, ahora tocáis increíble, pero puede que una quinta voz os ayude a llegar más alto.
- Puede que tu prima tenga razón – afirma Lou pensando.
- Si, pero lo más importante, es quien será el quinto miembro. Porque se supone que esto es una banda de amigos, ¿me equivoco? – pregunta Amanda.
- No lo sé, cariño, pero alguien tendrá que ser – le dice Niall a Amanda.
En ese momento, Harry escupe la Coca Cola que se estaba bebiendo, y todos miramos a la supuesta pareja con los ojos abiertos.
- ¿Como que cariño? – pregunta Becca divertida.
- Esto... ¿No os lo habíamos contado? – pregunta Amanda con una sonrisa.
- No... – digo yo alargando la palabra con una sonrisa.
- Bueno, esto... – intenta decir Amanda sin mucho éxito ya que los nervios la superan –. Niall y yo estamos saliendo.
Lo dice tan rápido que a penas se siente, pero lo entendemos perfectamente. Esconde su cara en el pecho de Niall, y este se pone a reír mientras le pasa un brazo por los hombros a su, ahora, novia.
- Que bonito es el amor – digo yo sonriendo tierna mente.
- Claro – musita Louis más para el que para los demás.
- ¿Tienes algún problema conmigo?
Me levanto enfadada. No le he hecho nada a Louis. Fue él quien empezó a mirarme sin motivo alguno y a odiarme.
- No montes el espectáculo aquí delante, Styles – dice Louis.
- Mira Tomlinson – empiezo –. Levanta ese culo, y vamos ha hablar dentro de la casa.
Empiezo a andar hasta dentro de la casa de Niall, y escucho los firmes pasos de Louis al chocar contra el suelo. Entramos en la casa y él se siente en el sofá mientras yo me quedo de pie con los brazos cruzados.
- ¿Y bien? – dice él con una sonrisa burlona.
- No pongas esa cara – digo mirándolo mal.
- Esta es la cara que te encanta – dice sonriendo con ego.
Si me viese ahora mismo al espejo, estaría roja de la rabia y la mandíbula tensada. Este chico me volvía loca.
- ¿Me puedes explicar que te he hecho? – pregunto enfadada.
Su mandíbula se tensa, y por un momento pienso que se ha quedado sin palabras. Pero me equivoco.
- Aparecer en mi vida.


*Narra Destiny Styles*

La hoguera aún conserva el mismo fuego que des del principio, y mi prima y Louis ya habían vuelto de hablar, aunque ella no ha hablado en todo el rato des de que han vuelto, y veo como Lou la mira mucho y baja la cabeza.
- ¿Cual es la siguiente canción? – pregunta Zayn sonriendo. Creo que esto de cantar le gusta.
Todas las chicas empezamos a decir canciones al azar, lo que hace que no se sienta nada, hasta que un grito de Zayn nos hace callar.
- Bien, ahora que estamos tranquilitos, Jane elige la canción – dice mirándola con una sonrisa, que para nuestra sorpresa, no es coqueta, sinó que es sincera.
- Ehhh... ¿Gracias?
Los chicos y nosotras miramos incrédulos a Zayn. Nos sorprende mucho su actitud con Jane, eso que hace dos días que la conoce.
- Bueno, Jane, ¿que canción quieres? – pregunta Hazza.
- Me gustaría escuchar Let her go de Passenger.
- A sus órdenes señorita – dice Niall divertido.
Ahora tengo más claro que antes de que sus voces han estado creadas para estar juntas. Suenan perfectos juntos, a parte de que la canción es preciosa.
Cuando finaliza la canción, las chicas aplaudimos, menos Rosie, quien se va corriendo de allí mientras unas cuantas lágrimas caen por sus mejillas.
- No, Harry – digo cuando mi hermano hace ademán de levantarse.
- Pero Des... – empieza el, pero no lo dejo seguir.
- Tiene que estar sola, y lo sabes.
- ¡¿Que le has dicho a mi prima?! – le grita Harry a Louis.
- Preguntó porque la odiaba, y le dije que por entrar en mi vida.
En ese instante, todo pasa muy rápido. Mi hermano coge rápidamente el cuello de la camiseta de Louis, lo levanta, y le da un puñetazo en todo el labio, haciendo que este empiece a sangrar en abundancia. Jane grita al ver a su hermano lleno de sangre, y los chicos intentan calmar a Hazza mientras este intenta soltarse. Las chicas vamos a ver como está Louis.
- ¡Harry basta! – grito separando a mi hermano.
En ese momento sentimos las pequeñas ramas de los árboles romperse, y nos giramos todos asustados.
- Tranquilos – dice un chico largo pelo oscuro con una sonrisa –. No voy a mataros.
- Jeff, para de hacer eso de una vez – dice Niall dejando la guitarra a un lado.
- Vamos Nialler, no me trates así – dice con una sonrisa maliciosa.
- ¿Quien es? – pregunto a Harry y este se encoje de hombros.
- Soy Jeff – dice él extendiendo una mano hacía mi –. Jeff Horan.


*Narra Janice Tomlinson*

- No sabía que tenías un primo, Nialler – le digo.
- Puede ser mi primo de sangre, pero yo no lo considero un primo. Es más bien un conocido.
Niall mira a su primo con los ojos entrecerrados. Como si llevase mucho rencor acumulado durante muchos años.
- ¿Aún me guardas rencor por eso? – dice Jeff en tono inocente. No seas así Nialler.
- Deja el tema ya Jeff. Vete por donde has venido.
El chico de pelo largo, ignora completamente a Nialler, y se nos queda mirando, dejando su mirada en mi. Sonríe y bajo la cabeza algo intimidada.
- Primito, no me habías dicho que tenías amigas tan... – dice analizándome de arriba a bajo, como si buscase la palabra correcta –...guapas. Dime, guapa. ¿Estás soltera?
Antes de que pueda contestar, o tan solo, abrir al boca, siento unos brazos rodearme la cadera por detrás y alguien pone su cabeza en mi hombro.
- Está conmigo, así que vete por dónde has venido si no quieres que las cosas acaben muy mal – dice Zayn con una voz ronca.
- Tranquilo, chico malo – dice Jeff levantando los brazos inocentemente
- ¿Como que estoy contigo? – susurro en el oído de Zayn, y este me aprieta levemente la cintura, mandándome a callar.
- ¿Niall? – dice una voz femenina por detrás de los árboles.
Aparece una chica morena, alta, con los ojos verdes y muy guapa.
- ¡Niall! – vuelve a gritar la chica, y se tira encima de Niall mientras que su novia lo mira a la chica con una mirada asesina.
- ¡Roxi! – dice él sonriendo amplia mente y cogiendo a la chica en brazos.
Los dos se funden en un cálido abrazo, y Amanda, se acerca para separarlos.
- ¿Hola? – dice mirando mal a Amanda –. ¿Puedes separarte de mi novio?
- ¿Novio? – dice ella confundida y con una sonrisa –. ¡Mi niño tiene novia!
- ¿Como que mi niño? – dice Amanda.
Todos miramos a los tres seguidamente. Niall y la chica llamada Roxi, con una sonrisa, y Amanda muerta de la rabia.
- Oh dios – dice de repente la chica riendo –. ¿No pensarás que Niall te engaña no?
- Espera, no es así – dice Niall riendo también –. Chicos os presento a mi prima y la hermana de Jeff. Ella es Roxanne Horan.
- ¿Prima? – dice Amanda avergonzada.
- Encantada. Hace años que quería que Niall consiguiese novia, pero no sabía que iba a ser tan guapa – dice extendiéndome la mano con una sonrisa.
- Muchas gracias – dice ella sonrojada –. Siento la confusión.
- No importa – dice ella divertida, y su mirada se posa en Jeff –. ¿Que haces tu aquí?
- Cuanto cariño veo por aquí – dice demasiado cerca de mi. Creo que no le ha importado la advertencia de Zayn –. Estaba aquí hablando con esta preciosa chica.
- Que no te acerques a ella – dice Zayn mosqueado.
- ¿Me lo vas a impedir tu? – dice Jeff acercándose.
- Si no te vas ahora mismo, si.
- Jeff vete a casa – dice Roxanne mirándolo de manera desafiante.
- Si claro – dice el sarcásticamente.
- Bien, pues voy a buscar a mamá.
Roxanne se da la vuelta, pero Jeff, ahora pálido, la coge del brazo antes de que ella se pierda entre los árboles.
- Ya me voy – dice con voz ronca, y los ojos oscuros.
- Pues allí está el camino – contesta ella seria.
Jeff hace ademán de decir algo, pero cierra la boca y frunce el ceño. Entonces se da la vuelta y desaparece por el mismo sitio del que ha venido.


*Narra Amanda Roach*

Después de la vergüenza que acabo de pasar con su prima y del espectáculo que a montado Jeff, volvemos a sentarnos en los troncos, pero está vez, Roxanne se sienta con nosotros.
- ¿Cuando piensa bajar Rosie? – pregunta Hazza preocupado por su prima.
- Estoy aquí – dice una voz, sentándose, esta vez a mi lado.
- ¿Donde estabas? – susurro en su oído bajo la atenta mirada de todos.
- Luego os cuento – dice en el mismo tono y entonces se percata de Roxanne –. ¿Y ella?
- Soy la prima de Niall – dice con una sonrisa.
- Hola, soy Rose – dice mi amiga sonriendo igual.
- Roxanne, ¿y dónde estás alojados? – pregunta Jane.
- Dios, por favor no me digáis Roxanne. Es demasiado largo – dice ella riendo –. Prefiero que me llamen Roxi.
- Me encanta ese nombre, siempre se lo quise poner a mi hija – dice Rose sonriendo feliz.
- Pues se lo pondremos a la nuestra cuando la tengamos – interviene Louis.
- Louis cállate, si no quieres recibir otro puñetazo – dice Harry.
- ¿Otro puñetazo? ¿Le has pegado? – dice Rose levantándose. Él asiente –. ¡Miércoles! – grita ella caminando hacía Louis.
- ¿Es bipolar? – pregunto a Hazza y este asiente –. Hace dos minutos lo odiaba.
- Rosie es demasiado buena – dice Harry mirando al suelo.
- No hace falta – dice Louis apartando mis manos de su cara –. Mi hermana ya me ayuda. Vamos Jane.
Louis se levanta, presionando su mano derecha contra su labio para detener la hemorragia. Jane se levanta como un rayo para ayudar a su hermano.


*Narra Rosalinne Styles*

- Dios – digo llevándome las manos a la cara.
- Rosie, ¿estás bien?
- ¿Que le he hecho, Des?
- Chicos, ¿podéis dejarnos un momento?
Siento los pies de los chicos moverse hasta el interior de la casa y de como la puerta se cierra lentamente. El gran tronco en el que estoy sentada, se mueve levemente, cuando mi prima se sienta en el. Siento un brazo rodearme los hombros y acercarse más a mi.
- Rose, `cuéntame, ¿que ha pasado?
- Es todo en general, Des. Es que es todo – digo llorando en el hombro de mi prima. El que siempre ha estado allí para mi.
- ¿Que ha ocurrido con Louis?
- Él... él ha dicho que me quiere fuera de su vida. Nos conocemos de poco más de un día, pero sus palabras me han dolido.
- Lo que pasa es que sientes algún tipo de atracción física hacía Louis. No vamos a negar que el chico no está bien – dice mi prima lo que me hace soltar una pequeña risa.
- No quiero sentir atracción hacía él. Tengo miedo que se convierta en algo más – confieso, está vez, sin llorar.
- Solo te diré una cosa, Rosalinne Styles. Se convierta o no en algo más que atracción, siempre me tendrás a tu lado.
En ese momento miro a mi prima a los ojos. Ella me sonríe, y de alguna manera inexplicable, me contagia a mi también la sonrisa. Sé que siempre que lo necesite, tendré un hombro en el que llorar, y también sé que ese será el hombro de mi prima.
Ella me aguantó en los primeros meses des del abandono de mis padres, y esos momentos, se los agradeceré toda la vida. Esos días, creía que mi mundo se acababa, y que ya ni mis padres me querían. Pero ella hizo darme cuenta que detrás de todas esas cosas malas, siempre había algo bueno para poder seguir adelante.




Como veis he decidido continuar con la novela aunque solo comente Sofia.
Muchas gracias porque sin ti esta novela no iria a ningún sitio! A demás eres una persona muy simpática :) Por cierto, si no calculo mal te quedan dos o tres capitulos para salir en la novela. Espero que te guste tu personaje! A mi personalmente es el que más me gusta de todos los que salen, ya veras porque ;)

PD: Siento que no puedas ir a las competiciones aquellas por lo del tobillo... :( Que te mejoores!

miércoles, 16 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo VI

I LOVE YOU

*Narra Rosalinne Styles*

El timbre de la puerta suena, y lanzo la bola de papel, donde mis tíos nos han dicho que se iban de viaje, a la basura.
Cojo la maleta, sí, la maleta. Al final resulta que nos vamos todo el puente, y volvemos jueves por la noche. Des aún no baja. Era de esperarse. Es extremadamente lenta.
- ¡Zayn! – grito tirándome encima de él cuando abro la puerta.
- ¡Enana! – grita cogiéndome por los aires.
Me engancho al cuerpo de Zayn y el me da vueltas hasta que se cansa. Miro por encima de su hombro y veo a Amanda, Becca, Nialler, Jane y... bueno y a él.
- Como se nota que os conocéis des de pequeños.
- Vamos pasad a dentro – digo.
En ese momento un Harry despeinado y con unas ojeras notables. Para en seco cuando ve a Becca, pero no le doy importancia. Ella mira al suelo. Entre ellos hubo algo. Pero como siempre, Harry tiene que ser tan mujeriego y cagarla.
- No hace falta que entremos. Des ya sale – contesta él mirando secamente a Becca.
- ¡Ya estoy! ¡Ya estoy! – grita mi prima saliendo de la casa.
- ¿Como puedes tardar tanto?
- ¿Sabes que? Me lo han preguntado tantas veces que se me olvida lo que contesto.
- ¡Bien! Dejemos a la retrasada de mi hermanita y subamos ya a los coches – dice mi primo.
- ¡Oye! Primera, no soy retrasada, segunda soy mayor que tu – dice riendo por lo primero y con una mirada asesina por lo segundo.
Todos vamos hacía el coche y allí nos repartimos. Vamos, las chicas en el coche de Amanda y los chicos en el coche de Harry.


*Narra Amanda Roach*

Bajamos del coche después de dos largas horas de coche. Los insoportables “¿Cuando llegamos?” de Rose, los “Tengo que ir al baño” de Rebecca, los “Falta mucho” de Des y los gritos de Jane cuando casi nos estrellamos.
- ¡Por fin tierra firme! – grito besando al suelo.
- ¿No os lo habéis pasado bien en el coche? – dice Hazza con una sonrisa burlona.
- ¡Tu lo sabías y me has encasquetado a Rose y Des! – grito tirándome hacía él.
Antes de comerme a Harry, siento los brazos de Louis agarrarme por la cintura para no pegar a mi amigo.
- ¿Que sabía Harry? – pregunta Zayn confuso.
- ¡Que Rose y Des no paraban en todo el camino de preguntar a que hora llegábamos! ¡Me estaba volviendo loca!
- Bueno a ver tranquilidad – dice Niall y evito su mirada –. Vamos ya a la cabaña y nos ponemos el bañador.
- Pero hace mucho frío para ir a la playa, ¿no? – pregunta Louis.
- Estamos a medianos de primavera – dice Rose –. Claro que hace frío estúpido. Tendrá una piscina interior o algo.
- Estoy percibiendo cierta tensión entre vosotros dos – dice Niall, y todos reímos por las palabras que ha usado.
Subimos todos las maletas, y nos repartimos las habitaciones. Y este reparto no es del tipo de aquellas historias, las cuales a cada pareja les toca en la misma habitación.
- Bien, dormirán Becca y Amanda en la habitación de mis padres. Es una cama de matrimonio, pero mientras nos seáis lesbianas no habrá problema – dice Niall y todos reímos con él –. En mi habitación y la de mi hermano dormirán Jane, Rose y Des. Hay mi cama, la de Greg, y debajo de mi cama hay un colchón. Louis y Harry dormirán en el cuarto de invitados, y Zayn y yo en el ático.
- Si hombre, el ático es el sitio más chulo de la casa – dice Des haciendo un puchero gracioso.
- Te aguantas – dice Niall, y me mira fijamente –. ¿Todos contentos?
Asentimos, y subimos todas a la habitación para deshacer la maleta. Saco el bañador y me lo pongo en el baño. Me lo regaló Des cuando cumplí dieciocho y la verdad es que es mi bañador favorito. De un color así azul celeste.
Salgo del baño y veo a Becca con el bañador que le regalé para navidad. Le queda a la perfección. Becca es la típica chica que puede parecer inocente y angelical, pero de eso no tiene nada. Si fuera así, no hubiese estado de lío con el gran Harry Styles.
- Harry va a flipar – digo mirándola.
- Niall no te va a quitar la mirada de encima – dice y me quedo parada –. Amanda eres mi mejor amiga, se más de lo que crees.


*Narra Janice Tomlinson*

Des sale del baño toda cambiada, con su bañador de flores diferentes tonos verdosos, azules y algo de amarillo.
Yo no presto mucha atención, porque hay alguien que ocupa mis pensamientos. Es uno de los chicos más guapos que he conocido jamás. Solo lo conozco de un día y ya no me lo puedo sacar de la cabeza.
Es que él es simplemente perfecto... Ese interior que tiene me encanta, y sobretodo sus rulos y sus ojos verdes azulados. Harry tiene algo que me atrae mucho.
- Jane – me avisa Rose con el bañador puesto. Nosotras ya estamos. Vamos a bajo con los demás – dice con una sonrisa.
Lleva un bañador completamente blanco sin tirantes que le queda muy bien. En lo que conozco a Rose, me parece una chica muy sincera y amable. Que se preocupa mucho por su familia y amigos.
- Ya voy – digo sonriendo le sincera.
Nunca antes había tenido una confianza tan rápida como la que tengo con Rose, pero su manera de ser me hace confiar en ella. Aún así estoy alerta por si acaso.
- ¡Tía vas ha arrasar en la playa! – grita Des haciendo un baile raro.
- ¿Tu crees? – digo con un brillo en los ojos. Nunca me he considerado guapa.
- Tía, tía ¡estás que te partes! Ese bañador es tu media naranja – dice enternecida y divertida.
- Te queda genial, Jane – me dice Rose dándome un pequeño golpe amistoso en el hombro.
- Gracias – digo con una sonrisa sincera.
Me miro de arriba a bajo. El bañador violeta y negra que me regaló mi hermano hace poco.
- Me lo regaló Lou – digo mirando a Rose.
- ¿Louis tiene tan buen gusto? – pregunta ella.
- ¡Chicas!
Hacemos caso al grito de Harry y bajamos. Yo más nerviosa que las otras dos.
Al final de las escaleras, hay una puerta con un cartel pegado que pone piscina, así que la abrimos, nos encontramos a Amanda, Becca, Harry, Niall y Lou en la piscina. Zayn esta en las hamacas.
¡Wow! – dice Niall cuando nota nuestra presencia.
Los tres chicos se giran y la cara de mi hermano se desfigura por completo al ver a Rose. Harry nos mira, pero de inmediato aparta la mirada hacía otra chica rubia, ahora en la piscina, y Niall nos mira con una sonrisa bonita.
- La del bañador violeta es mía – dice una voz en mi oído, y siento unas manos en mi cintura.
- Zayn, apartate – digo andando hacía la piscina y tirándome de cabeza.


*Narra Niall Horan*

Me apoyo en la pared, esperando a que Amanda salga del baño. Después de lo que me dijo ayer, las cosas no pueden acabar así. Yo la quiero, y nunca se lo he dicho porque Amanda es demasiado guapa para mi.
Siento como la puerta del baño se cierra, y oigo unos pasos acercándose lentamente hacía donde estoy. Cuando veo la cabellera rubia de mi amiga pasar por mi lado, salgo de mi escondite colocándome delante de ella y apoyándola en la pared. Ella suelta un grito del susto. Le pongo la mano en la boca para evitar que lo haga de nuevo.
- No grites – susurro mirándola.
- Ni-niall – dice ella tartamudeando. Pero entonces su mirada se vuelve fría –. Suéltame.
- Tenemos que hablar, Amanda. Ayer te fuiste sin dejarme hablar a mi también.
- Niall, no quiero hablar de eso. Se que no me quieres, pero es que no podía evitar que fuésemos amigos con derechos y que yo estuviese enamorada de ti. Pusimos unas normas, y era no enamorarse. Así que lo siento he fallado. No puedo seguir haciendo como si no sintiese nada por ti, porque me hago daño a mi misma...
- Dios Amanda por favor para de hablar – digo desesperado.
Ella baja la cabeza avergonzada, y pongo su mano en la mejilla, delineando su barbilla, hasta llegar a su mentón y levantándolo. La miro y no puedo evitar sonreír. Esta chica me hace muy feliz. Y soy tonto por no haberme dado cuenta antes.
- Amanda – susurro en su oído.
- ¿Que? – dice ella también en un murmuro.
- Te amo...
Me acerco a sus labios y la beso con todo el amor que tengo. Apoyo una mano en la pared y la otra la sigo dejando en su mejilla.
Ella al principio se sorprende un poco. Como para no hacerlo, pero a los pocos segundos reacciona y me sigue.
No dejo que el beso dure mucho, y a los cinco o diez segundos me separo.
- ¿Me quieres? – dice ella más afirmando que preguntando.
- No te quiero – digo y ella baja la mirada, triste –. Te amo – digo encima de sus labios.
Ella vuelve a levantar la mirada y me coge de la nuca. Me atrae hasta ella y me besa como nunca.


*Narra Rebecca Davis*

Hace bastante que Niall y Amanda se han ido, y Hazza ya está empezando a pensar mal. Veo que Jane mira mucho a Harry, y los celos empiezan a aparecer. Tal vez nunca lo he olvidado.
- Jane, ¿podemos hablar? – le pregunto con una sonrisa.
- Claro – dice ella sonriendo.
Caminamos hasta fuera de la sala de la piscina y noto como Harry me mira por detrás. Sonrío y entramos al salón. Me siento en el sofá y espero a que Jane haga lo mismo, pero para mi sorpresa, se queda de pie.
- ¿No te sientas?
- Estoy bien de pie – dice sonriendo –. ¿Que querías, Becca?
- Jane, no voy a irme con rodeos. ¿Te gusta Harry?
- ¿A que viene eso? – dice esta vez sentándose.
- Veo como lo miras. ¿Te gusta verdad?
- Yo no diría gustar – me dice Jane –. Creo que me atrae físicamente. Eso es todo. ¿Porque me lo preguntas?
Le explico a Jane la historia que tuve con Harry, y no puedo evitar que mientras le explico lo que pasó, se me escape una pequeña sonrisa nostálgica.
Dios mío, Becca. Si lo hubiese sabido no hubiese mirado tanto a Harry ni nada – se disculpa corriendo nada más acabar de explicar.
- Jane no tienes que disculparte por nada. Solo que creo que aún lo quiero – digo triste.
- Becca, se nota a kilómetros que le gustas. ¿Has visto como te miraba?
- Solo sé que me miraba.
Un ruido inunda la sala, y se oye el ruido de agua al caer al suelo. Miro los pedazos del jarrón de los padres de Niall y al individuo que lo ha hecho caer.
- Zayn – digo en tono de madre enfadada –. ¿Que hacías espiando?
- Yo no espiaba – se defiende –. Escuchaba una conversación ajena a la mía sin que nadie me viese.
- ¿Y eso no es espiar? – dice Jane con furia en los ojos.
- No, son dos cosas diferentes – contesta.
- ¿Que quieres, Zayn? – pregunta Jane.
- Quiero ayudar a mi amiga – dice Zayn.
- Noto que estáis un poco tensos entre los dos, ¿me equivoco?
Nadie me contesta. Están demasiado ocupado mirándose. Si las miradas matasen, ambos estarían muertos hace rato.
- ¿Porque eres tan crío?
- ¿Y tu pija?
- Estúpido – dice Jane.
- Mira quien fue ha hablar – contraataca Zayn.
Decido irme de allí antes de que me metan a mi también en sus discusiones. Llamarme loca o pero creo que estos dos van a acabar juntos.


jueves, 10 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo V

*WE WERE JUST KIDS IN LOVE*



*Narra Amanda Roach*

El timbre de mi clase suena, y eso marca el fin de las clases. Por hoy he tenido suficiente. No soy una mala estudiante, solo que estudiar no me gusta mucho.
Hoy, al ser lunes, no voy con las chicas hasta casa. Niall me lleva en coche. A parte de que es mi amigo y mi vecino, hace años que estamos teniendo unas “relaciones” que no son muy de amigos. Yo lo quiero mucho. Me atrevería a decir que lo amo. Pero el nunca me ha pedido nada, y yo iba a lanzarme sin saber si siente lo mismo.
- Hola, Nialler – digo dándole un beso en la mejilla.
- Hola preciosa – dice él sonriendo.
Niall tiene la sonrisa más tierna y preciosa que jamás he visto. Lleva aparatos, pero eso lo hace tener un aspecto completamente adorable.
- ¿Vamos a mi casa? – pregunta el llevando la mano a mi muslo –. Me encanta cuando llevas esa falda.
- ¿Sabes que a cualquiera que le dijese que Niall Horan también puede ser un pervertido me miraría como una loca? – digo yo quitando la mano de mi muslo.
- ¿Si? – dice el con una voz sexy –. ¿Y eso?
- Porque tienes una cara de angelito adorable – digo llevando mis manos a sus mejillas.
- Vamos, sube al coche – dice divertido.
Me subo en el asiento del copiloto de su Ferrari amarillo. Si, Niall es rico, pero esa no es la razón por la que lo quiero.
- Niall, hoy no tengo muchas ganas – le confieso cuando estamos a medio camino.
- Tu siempre tienes ganas – dice sin quitar la mirada de la carretera.
Nos quedamos en silencio un rato. Algo que nunca antes había pasado. No de esta manera. Niall canta murmurando una canción que no logro entender mientras que yo me toco las puntas del pelo en señal de nerviosismo.
- Ya hemos llegado – dice aparcando el coche en la puerta de mi casa.
- Gracias – digo abriendo la puerta del coche.
Oigo su voz diciendo mi nombre, lo que hace que pare en seco, de la vuelta y camine otra vez hacía él.
- ¿Que te pasa, Amanda? Llevas unos días muy rara conmigo.
- No es nada – digo apartando la mirada y arrufando la nariz.
- Siempre que mientes arrufas la nariz. ¿Que ocurre? – dice elevando su tono de voz.
Odio que me griten. Es algo que nunca he soportado y que nunca soportaré, así que no me quedo corta y también le grito.
- Lo que ocurre es que llevamos dos años “juntos” – digo haciendo comillas con los dedos en la palabra “juntos” –. !Y me has dicho que me quieres muchas veces, pero ya no se si me quieres como una amiga, como una hermana o como algo más!
- ¿Como algo más? – dice el con una medio sonrisa haciéndose el confundido.
- ¡¿Niall que te amo, vale?! – grito.
Mi respuesta estoy segura de que no era la que él esperaba oír, porque veo como sus ojos azules se ensanchan. En ese instante rebobino lo que he dicho hace un minuto y me llevo una mano a la boca, maldiciéndome a mi misma por haberlo dicho.
- Amanda, yo...
No lo dejo terminar. No podría soportar ver como dice que el no me quiere de la misma forma que yo a él. Voy corriendo hacía casa mientras siento como Niall llama mi nombre detrás mío. Pero no me detengo. Meto la llave en casa de la forma más rápida posible y abro la puerta para cerrarla en las narices de Niall, que me ha seguido hasta el porche.

Tiro la mochila al sofá y subo corriendo a mi habitación. De mi móvil suena la canción de Little Mix, Wings, y veo la foto de Niall en la pantalla. Corto la llamada, apago el móvil y empiezo ha hacer los deberes, aunque no me puedo concentrar mucho, porque algo, o mejor dicho alguien ocupa el 95% de mis pensamientos. Y ese alguien tiene nombre. Niall James Horan.


*Narra Rebecca Davis*

Camino por la acera hasta mi casa. Lo malo de vivir a las afueras y que mis dos padres trabajen, quiere decir que tengo que ir cada día andando treinta minutos hasta mi casa.
También podría coger el autobús, pero creo que no estoy para más gastos. No es que mis padres sean pobres, porque no lo son, pero por está zona, el autobús es bastante caro, así que me sale más a cuenta ir andando. Veo como un coche frena delante mío. Por un momento me asusto. ¿Y si es un atracador? Lo se, soy muy paranoica.
La ventanilla del coche se baja, y deja ver los preciosos rizos de mi mejor amigo. Os parecerá raro que Harry Styles sea mi mejor amigo, con lo tímida que yo parezco, pero en realidad solo soy tímida con los que no conozco. Él me sonríe y yo le sonrío de vuelta.
- ¡Hey Becca! – dice él sin quitar esa sonrisa de la cara.
- ¡Harry! – digo el corriendo hacia la ventanilla.
- ¿Te llevo?
- Claro – digo rodeando el coche hasta llegar al asiento del copiloto –. Gracias Hazza.
Le beso la mejilla a mi amigo y este arranca el coche. Pongo la música a tope, y suena When I was you man, de Bruno Mars. Él empieza a cantar, y no puedo evitar sonreír.
- ¿Recuerdas esta canción? – pregunta Harry y asiento.
Mi mejor amigo frena el coche en un callejón sin salida, y lo miro extrañada. Se acerca a mi con una pequeña sonrisa y me besa. Igual que hace dos años. Y sigo sintiendo lo mismo que hace dos años. Sus labios se mueven al mismo compás que los míos. Parece que hayan estado creados para estar juntos. Me separo lentamente de él, y veo como sonríe aún con los ojos cerrados.
- ¿Que has hecho? – le pregunto, y abre los ojos –. Lo dejamos muy claro la última vez. Solo amigos.
- Rebecca, sabes que fue un error. No estaba consciente de lo que hacía. Alana se me tiró encima.
Niego con la cabeza y me desplomo hacía atrás. Suspiro fuertemente, y noto como Harry vuelve a su asiento decepcionado.
Conduce hasta mi casa, y todo el camino ha sido en silencio. Lo que pasó con Harry fue hace año y medio. Lo recuerdo como si fuese ayer.
Yo salía con Harry. Llevábamos un año juntos. Era un día de fiesta. Estaba bailando con Zayn, cuando vi a Harry besándose con Alana. Se me rompió el corazón y todas mis ganas de vivir. Yo lo amaba, y creo que aún lo sigo haciendo.
Lo dejé explicarse, y me dijo que iba borracho y que a parte Alana se le tiró encima. Lo perdoné, pero le dije que no volveríamos a ser nada. Que quedaríamos como amigos.
- Becca, podemos volver ha estar bien – dice mirándome cuando hemos llegado.
- Te dije que seríamos amigos, Hazza. Y aceptaste – contesto saliendo del coche.
Camino hacía el coche, y cuando voy a poner la llave en la cerradura, una mano grande me coge el brazo y me hace girarme.
Harry se acerca a mi oído lentamente y me aparta un mechón de pelo que me caía en medio del ojo. Pone su boca pegada a mi oído y su cabeza descansa en mi hombro.
- Te quiero, Becca.
Se aparta de mi dejándome totalmente confundida, y camina hasta su coche para arrancarlo y desaparecer por la carretera.


*Narra Destiny Styles*

Dejo el lápiz encima de la mesa y miro el reloj. Las ocho de la noche. ¿Tres horas haciendo los deberes de sociales? Es una tortura.
- ¡Des! – grita mi prima des de la planta baja.
- ¡¿Que?! – contesto gritando de la misma forma.
- ¡Baja!
Resoplo y me desplomo en la silla. Suspiro fuerte y me miro en el espejo. El moño lo tengo medianamente bien, y la camiseta de Harry me llega un palmo por arriba de la rodilla así que bajo. Voy sin pantalones, porque en mi casa, casi nunca llevamos pantalones. Solo mis padres. Rose y yo le cogemos las camisetas a Hazza y nos las ponemos.
Bajo las escaleras sin ponerme los pantalones porque total, Rose ya me ha visto antes así. Cuando llego al final de la escalera oigo a Rose hablar con alguien, que me imagino que será mi hermano.
- ¿Que quieres? – digo.
- Te presento a Liam, él es... – dice pero se calla al ver que solo llevo la camiseta puesta.
- ¿Que Liam? – digo mirándola.
Ella con los ojos algo abiertos y evitando reírse de mi, señala dónde está la puerta. Miro hacía allí y veo a un chico de pelo corto, alto, con apariencia fuerte. Está parado con los brazos cruzados mirándome divertido.
- ¡¿Q-que?! – grito mirándome a mi misma.
En ese momento salgo corriendo escaleras arriba intentando no matarme con los escalones. Entro en mi habitación y me encierro en el cuarto recordando la cara del chico que me acababa de ver sin pantalones.


*Narra Rosalinne Styles*

Con Liam hablamos un poco más, y reímos sobre la reacción de mi prima, hasta que se tiene que ir a su casa. Liam es el nuevo vecino. Había venido a presentarse, y bueno al final las presentaciones no han acabado muy bien.
- ¡Rosie! ¡Ya estoy en casa! – grita mi primo entrando por la puerta principal.
- No grites que estoy aquí – le digo y el viene hacía mi.
- ¿Liam? – dice cuando ve al vecino nuevo.
- ¡Hazza! – grita él tirándose encima de mi primo.
Los dos se abrazan como si de dos hermanos se tratase, y veo como se le escapan dos pequeñas lágrimas.
- ¿Que pasa aquí? – digo con una sonrisa y el ceño fruncido por la confusión.
- ¡Él es Liam! – dice mi primo gritando como un niño pequeño.
- Si... Y yo soy Rose. ¿Que tiene que ver eso? – digo confundida.
- Él era mi mejor amigo cuando tenía doce años. Se volvió a Wolverhampton y perdimos el contacto – explica mi primo –. Por cierto... – dice mirando a Liam –. ¿Que haces aquí?
- Mi madre decidió que ya era hora de volver. Lo que no sabía es que seguirías en la misma casa de hace siete años – dice Liam sonriendo –. Por cierto, he visto a Des.
- Esta guapa, ¿verdad?
- Demasiado guapa – confiesa Liam.
Intento percibir algún movimiento brusco de Hazza hacía Liam, pero lo único que lo veo hacer es sonreír y darle una palmada amistosa en la espalda.
- Hazza, está diciendo que Des es guapa y la ha visto sin pantalones, ¿no lo vas a pegar? – pregunto obvia.
- Mi inocente Rosie – dice el andando hacía mi y cogiéndome de los mofletes.
- ¿Porque soy inocente?
- Liam es el novio de Des.
- ¡¿Como?! – grito impresionada.
- Bueno, exactamente el novio no soy. Hazza decía que yo era el único que me podía acercar a Des – me explica Liam.
- Era al único al cual le tenía confianza – dice Harry.
- Es decir que a mi no se me puede acercar un chico nuevo a preguntarme donde está la clase de química, pero a Des le buscas un novio – digo más confundida que nunca.
- Exacto querida prima.
- Esta familia cada vez es más rara – murmuro mientras subo por las escaleras.
Llego a mi habitación, y veo a Des durmiendo en su cama. Dirijo mi mirada hacía su escritorio y veo los deberes de sociales. No me extraña que esté tan cansada. Aunque no sé porque los ha hecho hoy, si tenemos tres días libres por un pequeño puente que hay.
Voy hacía la pequeña nevera que tenemos en el cuarto, y saco una manzana. No tengo demasiada hambre y tampoco me quiero llenar mucho. Me pongo una película en la televisión, a un volumen bajo. Titanic. Uso dos paquetes de pañuelos y bajo unas cuantas veces a por helado.
A las diez de la noche, Hazza aún no ha llegado, ni mi tía Alice ni mi tío Simon. Decido que ya es hora de acostarme. Me quito la ropa y me pongo una camiseta de Harry. Cuando estoy a punto de coger el sueño recibo un mensaje.

Baby, tomorrow we will go to the uncles Niall cottage with everyone. Tell to your cousin. Lou xx (Nena, mañana vamos a la cabaña de los tíos de Niall con todos. Díselo a tu prima. Lou xx)






Sofia, como ya te he dicho en tu novela (no sé si habrás leído el comentario), los chicos están todos cogidos...
Hay un personaje en la historia que será un gran ejemplo para todos, pero no saldrá con ninguno de los cinco, si no con uno a parte. No sé si me explico... Si quieres ser ese personaje solo dímelo y ya estará :)

martes, 8 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo IV

*SHE'S NOT AFRAID*


Un silencio se apodera de la cafetería en el momento en el que suelto un grito. Hasta las mujeres de la caja, han parado de hacer su trabajo, y parece que los pájaros del patio exterior se han puesto de acuerdo para dejar de cantar.
- ¡Tu eres estúpida! – grito.
No necesito un máster para saber que la que me acaba de tirar todo el café encima, es nada más y nada menos que Alana Blanch.
- Rose, me ofendes que pienses que te he echado el café encima a propósito – dice llevándose una mano al corazón –. Ha sido un accidente, si yo no tengo nada en contra tuyo – continúa diciendo con inocencia, obviamente fingida.
- Corta el rollo, niña estúpida – digo pasándome la mano izquierda por el brazo derecho para intentar quitarme el café del brazo.
- Cariño, pero si nosotras te queremos – dice el perrito faldero de Alana.
Exactamente son tres chicas. Las tres igual de estúpidas, pero no más que Alana. Ella les promete popularidad, mientras que las tres tienen que estar por ella las veinticuatro horas del día.
La verdad, cuando entré en la universidad el primer día, Alana faltó, y yo me encontré con esas tres en los pasillos. Hablamos durante todo el día, pero al día siguiente, cuando Alana vino, todo lo que habíamos hablado el día anterior se olvidó por completo.

Creo que, Jade Hamilton fue la que me cayó mejor de las tres.
Si no recuerdo mal, Jade me demostró en tan solo un día que era una chica muy alegre y segura de si misma. No entiendo porque está con Alana. Ella tiene un pelo castaño y rizado, algo más a bajo de los hombros. Sus ojos son negros, grandes y profundos. No era demasiado alta. Tal vez hiciese un metro sesenta más o menos. Tenía la piel blanca, y completamente lisa. Una nariz recta y un poco grande. Unos dientes perfectamente colocados y blancos y unos labios carnosos y rosados.
La verdad, es que físicamente Jade parece una especie de ángel, porque entre su cara, y el cuerpo de modelo que tiene lo parecía. La ropa que usa, no es ni demasiado corta ni demasiado provocativa. Lo único que le falla a Jade es Alana, y ella parece no darse cuenta.
Otra de las “amigas” de Alana es Gianna Lewis, o como todas la llaman, Gia. Cuando la conocí el primer día de universidad, fue una chica bastante tímida la primera hora, pero pasado ese rato, era una chica de lo más romántica, soñadora, y si no recuerdo mal, me dijo que tenía muchos sueños que quería cumplir.
Tenía y tiene el pelo bastante largo, pero no tanto como el mío. De un color castaño oscuro, con las puntas teñidas de color claro. En cierto aspecto se parece mucho al de Des, solo que Gia lo tiene liso.
Tiene la piel bronceada, y sus ojos marrones, le dan un aspecto muy tierno. Tiene los dientes blancos, y suele llevar muchas pulseras encima. Le gusta llevar pantalones cortos y zapatos con un poco de tacón.
Y la última del grupo de Alana era Chloe Jones. Una chica, la cual su padre levantó un imperio de la nada, y pasó de venir de una familia a la cual le costaba hasta poder comprar la comida, hasta tener un mayordomo y una casa de cinco plantas.
Tiene el pelo rubio, liso pero con algunas pequeñas ondas y reflejos más claros. Su piel es bronceada lo que hace que sus dientes blancos resalten más.
Chloe tiene un buen cuerpo, pero no lo hace notar demasiado. Solo en las fiestas, cuando Alana les viste.
A Chloe la recuerdo como una chica completamente loca. El primer día ya tuve mucha amistad con ella, porque la chica no tenía ningún problema en hacer nuevos amigos.
Las tres creo que serían grandes personas, pero Alana les hace sacar todo su lado oscuro. A demás ahora tienen una reputación que mantener.
- Rosie, calmate – dice mi primo.
Si fuese un chico el que me hubiese tirado el café, Harry ya lo hubiese dejado inconsciente en el suelo, pero mi primo es muy respetuoso con las chicas, y nunca le tocaría ni un pelo a ninguna.
- Alana, te pediría por favor que el odio que sientes por mi prima lo descargues de otra manera y no tirando le las cosas por encima.
- Hazzita, tu sabes que fue un accidente – dice ella cogiendo el cuello de la camiseta de mi primo.
- Primero – dice él cogiéndola de las muñecas con suavidad y apartándola –. No me vuelvas a llamar Hazzita. Segundo no te hagas la inocente conmigo porque no te creo nada. Tercero, soy un hombre y no te hago nada por respeto, pero a mi prima no la toca nadie, ¿has entendido?
- Hazzita no hagas eso. No montes una escena delante de todos.
- Mira estúpida aquí la que esta montando la escena eres solo tu – digo yo cogiendo el plato de espaguetis de Jane –. Y a mi primo, nunca le vuelvas a coquetear.
Seguidamente, acomodo el plato un poco mejor en mi mano y le echo todo el contenido por encima a Alana.
Se escucha de fondo un millón de murmullos por parte de todos. No todos los días alguien le tiraba su comida encima a Alana.
Miro a Alana y tiene la cara roja de furia, y el pelo ligeramente rojo por el color del tomate de los espaguetis. Jade, Chloe y Gianna, que están detrás de Alana, la miran con los ojos abiertos e intentando controlar la risa.
- ¡¿Como te has atrevido?! – grita Alana, lo que hace que la gente que no estaba mirando antes, pose su mirada en nosotros.


*Narra Louis Tomlinson*

Entro por la puerta y veo que todo el mundo tiene un punto fijo. Lo sigo con la mirada y veo a mi preciosa Alana llena de tomate y espaguetis por todo el pelo, y Rose con un plato en la mano. Sus amigos riendo de Alana, y ella con los ojos abiertos y roja de rabia.
- ¿Que ha pasado? – pregunto a un chico de un curso anterior al mío.
- Alana le ha tirado el batido a la chica de pelo negro, y ella le ha tirado los espaguetis por encima – me dice mirándome con algo de admiración.
- Genial – digo suspirando y me alejo de él.
Alana grita algo que no logro entender, y se va corriendo de allí seguida por sus amigas, las cuales no me acuerdo del nombre.
- ¡Lou! – grita la dulce voz de mi hermana.
La miro y me hace un movimiento para que me acerque a su mesa. Creo que me va a presentar a sus amigos. A demás así me puedo acercar a mi querida víctima.
Camino con paso lento hacía donde está Jane, cuando veo como Rose me mira y se sonroja levemente. Mira hacía otro lado para que yo no note sus mejillas rojas. Suelto una risa.
- Hola, Jane – digo besando la mejilla izquierda de mi hermana.
- ¡Lou! – dice ella saltando hacía mi y abrazándome por el cuello –. Mira, te presento – dice con una sonrisa y apartándose un poco de mi, pero me sigue agarrando con un brazo –. A ella ya la conoces porque casi la matas por el pasillo – dice señalando a Rose, y yo le dedico una media sonrisa –. Esta chica de aquí es Amanda Roach, y ella es Rebecca Davis – dice señalando a dos rubias preciosas –. Este de aquí es Zayn Malik, y el es Niall Horan– dice señalando dos chicos, y noto que cuando dice el nombre del primero, mi hermana se sonroja –. Y a él ya lo conoces, es Harry Styles.
- Hola – digo levantando la mano derecha con una sonrisa.
Todos sonríen. Hasta Harry me dedica una media sonrisa. Rose tan solo mira al suelo con una pequeña sonrisa dibujada en sus labios.
- Hermanita, a ti te gusta el Zayn ese, ¿no es así? – pregunto, o más bien afirmo a Jane.
- Por favor, Lou no digas tonterías. Lo acabo de conocer – dice ella sonriendo nerviosa.
Jane se separa de mi, y todos se sientan a comer. Yo le había pedido esta mañana a mi madre que me preparase un bocadillo, así que no he tenido que pedir nada.
- ¿Alguien tiene ingles?
- Yo – dice Harry y me ofrece una medio sonrisa.
- Genial – murmuro.
- Oye, Harry, ¿podías acompañar a Lou a clase?
- Claro hermanita – dice él mordiendo su bocadillo.
- Que soy mayor que tu... – dice ella entre dientes.
- Pero no lo pareces – le dice Harry a su hermana.
Suena el timbre, y todos nos levantamos para ir cada uno por su lado. Sigo a Harry, y siento las miradas de todo el mundo puestas en nosotros. Veo como una chica castaña se acerca a mi, y me mete un papel rosa doblado en el bolsillo.
Hasta que llegamos a clase no lo abro. La chica de la cual no se el nombre ha apuntado su número de teléfono, y a puesto un perfume en el papel.
Esbozo una media sonrisa cuando la misma chica del papel rosa aparece por la puerta. Me dedica una sonrisa pícara, y yo aparto rápido la mirada. Si tengo que enamorar a Rose y salvar a mi abuelo, no puedo tontear con ninguna.


*Narra Janice Tomlinson*

Voy hacía clase de química. Me siento en el primer sitio que encuentro en última fila y empiezo a sacar las cosas de mi bolsa cuando alguien me toca el hombro.
- Perdona nueva pero este es mi sitio – dice la voz de Alana.
- Ehh... – digo sin saber muy bien que contestar –. Lo siento, es solo que yo no, ehh...
- ¡Puedes dejar de tartamudear y decir una frase entera! – grita ella y yo solo me bajo la gorra.
- Ya me voy – susurro mientras cojo mis cosas.
Por un impulso de la gravedad o algo así caigo otra vez a mi asiento con los ojos abiertos. Entonces noto una presión en mi brazo izquierdo y miro hacía arriba para encontrarme con el perfecto rostro de Zayn.
- Alana, vete.
- Pero Zayn... – dice ella con voz seductora –. Este es mi sitio. Si no se va no podremos estar juntos.
- Fuera – dice él con la mirada fría.
Alana frunce el ceño algo asustada, y se va andando rápido de allí. Zayn rodea la mesa hasta llegar a su sitio a mi izquierda. Vuelvo mi mirada hacía Zayn, que en este momento ya se ha sentado en su silla y me mira fijamente.
- No hacía falta hablarle así – digo y mis nervios en ese momento desaparecen –. Has quedado como un completo estúpido.
- Tu no eres nadie para decirme como tengo que hablarle a la gente, muñeca – dice Zayn guiñándome un ojo.
Rebobinemos un momento. ¡¿Muñeca?! ¿Pero este tío que se cree para llamarme muñeca? En esta universidad cada vez me sorprendo más. Aunque este debe ser el tipo chico mujeriego que hay en cada universidad. Pero no entiendo como puede ser así y ser amigo de los primos Styles.
- ¿Como que muñeca? – le digo mosqueada, y él levanta la vista.
- Venga muñeca – dice resaltando esa palabra –. Este es tu primer día y ya estás más que loca por mi. No te culpo. Mi belleza destaca por encima de las de los demás.
- Disculpa, ¿tu belleza? ¿Que te crees que soy como esas estúpidas que te tiras a la cama?
- Mira muñeca, si dejas de hablarme así estarás la primera en la lista – dice guiñándome un ojo otra vez.
Indignada, cojo mis cosas, y le digo a Alana si quiere sentarse con Malik. Ella acepta gustosa y con una sonrisa triunfante mientras yo me siento en primera fila cuando el profesor llega a la clase.





Gracias al fantasma de Sofia Cove, que me he enterado por ahí que te has muerto leyendo una novela jajajaja
Y bienvenida Leire Marco :)) Gracias por leer!