martes, 8 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo IV

*SHE'S NOT AFRAID*


Un silencio se apodera de la cafetería en el momento en el que suelto un grito. Hasta las mujeres de la caja, han parado de hacer su trabajo, y parece que los pájaros del patio exterior se han puesto de acuerdo para dejar de cantar.
- ¡Tu eres estúpida! – grito.
No necesito un máster para saber que la que me acaba de tirar todo el café encima, es nada más y nada menos que Alana Blanch.
- Rose, me ofendes que pienses que te he echado el café encima a propósito – dice llevándose una mano al corazón –. Ha sido un accidente, si yo no tengo nada en contra tuyo – continúa diciendo con inocencia, obviamente fingida.
- Corta el rollo, niña estúpida – digo pasándome la mano izquierda por el brazo derecho para intentar quitarme el café del brazo.
- Cariño, pero si nosotras te queremos – dice el perrito faldero de Alana.
Exactamente son tres chicas. Las tres igual de estúpidas, pero no más que Alana. Ella les promete popularidad, mientras que las tres tienen que estar por ella las veinticuatro horas del día.
La verdad, cuando entré en la universidad el primer día, Alana faltó, y yo me encontré con esas tres en los pasillos. Hablamos durante todo el día, pero al día siguiente, cuando Alana vino, todo lo que habíamos hablado el día anterior se olvidó por completo.

Creo que, Jade Hamilton fue la que me cayó mejor de las tres.
Si no recuerdo mal, Jade me demostró en tan solo un día que era una chica muy alegre y segura de si misma. No entiendo porque está con Alana. Ella tiene un pelo castaño y rizado, algo más a bajo de los hombros. Sus ojos son negros, grandes y profundos. No era demasiado alta. Tal vez hiciese un metro sesenta más o menos. Tenía la piel blanca, y completamente lisa. Una nariz recta y un poco grande. Unos dientes perfectamente colocados y blancos y unos labios carnosos y rosados.
La verdad, es que físicamente Jade parece una especie de ángel, porque entre su cara, y el cuerpo de modelo que tiene lo parecía. La ropa que usa, no es ni demasiado corta ni demasiado provocativa. Lo único que le falla a Jade es Alana, y ella parece no darse cuenta.
Otra de las “amigas” de Alana es Gianna Lewis, o como todas la llaman, Gia. Cuando la conocí el primer día de universidad, fue una chica bastante tímida la primera hora, pero pasado ese rato, era una chica de lo más romántica, soñadora, y si no recuerdo mal, me dijo que tenía muchos sueños que quería cumplir.
Tenía y tiene el pelo bastante largo, pero no tanto como el mío. De un color castaño oscuro, con las puntas teñidas de color claro. En cierto aspecto se parece mucho al de Des, solo que Gia lo tiene liso.
Tiene la piel bronceada, y sus ojos marrones, le dan un aspecto muy tierno. Tiene los dientes blancos, y suele llevar muchas pulseras encima. Le gusta llevar pantalones cortos y zapatos con un poco de tacón.
Y la última del grupo de Alana era Chloe Jones. Una chica, la cual su padre levantó un imperio de la nada, y pasó de venir de una familia a la cual le costaba hasta poder comprar la comida, hasta tener un mayordomo y una casa de cinco plantas.
Tiene el pelo rubio, liso pero con algunas pequeñas ondas y reflejos más claros. Su piel es bronceada lo que hace que sus dientes blancos resalten más.
Chloe tiene un buen cuerpo, pero no lo hace notar demasiado. Solo en las fiestas, cuando Alana les viste.
A Chloe la recuerdo como una chica completamente loca. El primer día ya tuve mucha amistad con ella, porque la chica no tenía ningún problema en hacer nuevos amigos.
Las tres creo que serían grandes personas, pero Alana les hace sacar todo su lado oscuro. A demás ahora tienen una reputación que mantener.
- Rosie, calmate – dice mi primo.
Si fuese un chico el que me hubiese tirado el café, Harry ya lo hubiese dejado inconsciente en el suelo, pero mi primo es muy respetuoso con las chicas, y nunca le tocaría ni un pelo a ninguna.
- Alana, te pediría por favor que el odio que sientes por mi prima lo descargues de otra manera y no tirando le las cosas por encima.
- Hazzita, tu sabes que fue un accidente – dice ella cogiendo el cuello de la camiseta de mi primo.
- Primero – dice él cogiéndola de las muñecas con suavidad y apartándola –. No me vuelvas a llamar Hazzita. Segundo no te hagas la inocente conmigo porque no te creo nada. Tercero, soy un hombre y no te hago nada por respeto, pero a mi prima no la toca nadie, ¿has entendido?
- Hazzita no hagas eso. No montes una escena delante de todos.
- Mira estúpida aquí la que esta montando la escena eres solo tu – digo yo cogiendo el plato de espaguetis de Jane –. Y a mi primo, nunca le vuelvas a coquetear.
Seguidamente, acomodo el plato un poco mejor en mi mano y le echo todo el contenido por encima a Alana.
Se escucha de fondo un millón de murmullos por parte de todos. No todos los días alguien le tiraba su comida encima a Alana.
Miro a Alana y tiene la cara roja de furia, y el pelo ligeramente rojo por el color del tomate de los espaguetis. Jade, Chloe y Gianna, que están detrás de Alana, la miran con los ojos abiertos e intentando controlar la risa.
- ¡¿Como te has atrevido?! – grita Alana, lo que hace que la gente que no estaba mirando antes, pose su mirada en nosotros.


*Narra Louis Tomlinson*

Entro por la puerta y veo que todo el mundo tiene un punto fijo. Lo sigo con la mirada y veo a mi preciosa Alana llena de tomate y espaguetis por todo el pelo, y Rose con un plato en la mano. Sus amigos riendo de Alana, y ella con los ojos abiertos y roja de rabia.
- ¿Que ha pasado? – pregunto a un chico de un curso anterior al mío.
- Alana le ha tirado el batido a la chica de pelo negro, y ella le ha tirado los espaguetis por encima – me dice mirándome con algo de admiración.
- Genial – digo suspirando y me alejo de él.
Alana grita algo que no logro entender, y se va corriendo de allí seguida por sus amigas, las cuales no me acuerdo del nombre.
- ¡Lou! – grita la dulce voz de mi hermana.
La miro y me hace un movimiento para que me acerque a su mesa. Creo que me va a presentar a sus amigos. A demás así me puedo acercar a mi querida víctima.
Camino con paso lento hacía donde está Jane, cuando veo como Rose me mira y se sonroja levemente. Mira hacía otro lado para que yo no note sus mejillas rojas. Suelto una risa.
- Hola, Jane – digo besando la mejilla izquierda de mi hermana.
- ¡Lou! – dice ella saltando hacía mi y abrazándome por el cuello –. Mira, te presento – dice con una sonrisa y apartándose un poco de mi, pero me sigue agarrando con un brazo –. A ella ya la conoces porque casi la matas por el pasillo – dice señalando a Rose, y yo le dedico una media sonrisa –. Esta chica de aquí es Amanda Roach, y ella es Rebecca Davis – dice señalando a dos rubias preciosas –. Este de aquí es Zayn Malik, y el es Niall Horan– dice señalando dos chicos, y noto que cuando dice el nombre del primero, mi hermana se sonroja –. Y a él ya lo conoces, es Harry Styles.
- Hola – digo levantando la mano derecha con una sonrisa.
Todos sonríen. Hasta Harry me dedica una media sonrisa. Rose tan solo mira al suelo con una pequeña sonrisa dibujada en sus labios.
- Hermanita, a ti te gusta el Zayn ese, ¿no es así? – pregunto, o más bien afirmo a Jane.
- Por favor, Lou no digas tonterías. Lo acabo de conocer – dice ella sonriendo nerviosa.
Jane se separa de mi, y todos se sientan a comer. Yo le había pedido esta mañana a mi madre que me preparase un bocadillo, así que no he tenido que pedir nada.
- ¿Alguien tiene ingles?
- Yo – dice Harry y me ofrece una medio sonrisa.
- Genial – murmuro.
- Oye, Harry, ¿podías acompañar a Lou a clase?
- Claro hermanita – dice él mordiendo su bocadillo.
- Que soy mayor que tu... – dice ella entre dientes.
- Pero no lo pareces – le dice Harry a su hermana.
Suena el timbre, y todos nos levantamos para ir cada uno por su lado. Sigo a Harry, y siento las miradas de todo el mundo puestas en nosotros. Veo como una chica castaña se acerca a mi, y me mete un papel rosa doblado en el bolsillo.
Hasta que llegamos a clase no lo abro. La chica de la cual no se el nombre ha apuntado su número de teléfono, y a puesto un perfume en el papel.
Esbozo una media sonrisa cuando la misma chica del papel rosa aparece por la puerta. Me dedica una sonrisa pícara, y yo aparto rápido la mirada. Si tengo que enamorar a Rose y salvar a mi abuelo, no puedo tontear con ninguna.


*Narra Janice Tomlinson*

Voy hacía clase de química. Me siento en el primer sitio que encuentro en última fila y empiezo a sacar las cosas de mi bolsa cuando alguien me toca el hombro.
- Perdona nueva pero este es mi sitio – dice la voz de Alana.
- Ehh... – digo sin saber muy bien que contestar –. Lo siento, es solo que yo no, ehh...
- ¡Puedes dejar de tartamudear y decir una frase entera! – grita ella y yo solo me bajo la gorra.
- Ya me voy – susurro mientras cojo mis cosas.
Por un impulso de la gravedad o algo así caigo otra vez a mi asiento con los ojos abiertos. Entonces noto una presión en mi brazo izquierdo y miro hacía arriba para encontrarme con el perfecto rostro de Zayn.
- Alana, vete.
- Pero Zayn... – dice ella con voz seductora –. Este es mi sitio. Si no se va no podremos estar juntos.
- Fuera – dice él con la mirada fría.
Alana frunce el ceño algo asustada, y se va andando rápido de allí. Zayn rodea la mesa hasta llegar a su sitio a mi izquierda. Vuelvo mi mirada hacía Zayn, que en este momento ya se ha sentado en su silla y me mira fijamente.
- No hacía falta hablarle así – digo y mis nervios en ese momento desaparecen –. Has quedado como un completo estúpido.
- Tu no eres nadie para decirme como tengo que hablarle a la gente, muñeca – dice Zayn guiñándome un ojo.
Rebobinemos un momento. ¡¿Muñeca?! ¿Pero este tío que se cree para llamarme muñeca? En esta universidad cada vez me sorprendo más. Aunque este debe ser el tipo chico mujeriego que hay en cada universidad. Pero no entiendo como puede ser así y ser amigo de los primos Styles.
- ¿Como que muñeca? – le digo mosqueada, y él levanta la vista.
- Venga muñeca – dice resaltando esa palabra –. Este es tu primer día y ya estás más que loca por mi. No te culpo. Mi belleza destaca por encima de las de los demás.
- Disculpa, ¿tu belleza? ¿Que te crees que soy como esas estúpidas que te tiras a la cama?
- Mira muñeca, si dejas de hablarme así estarás la primera en la lista – dice guiñándome un ojo otra vez.
Indignada, cojo mis cosas, y le digo a Alana si quiere sentarse con Malik. Ella acepta gustosa y con una sonrisa triunfante mientras yo me siento en primera fila cuando el profesor llega a la clase.





Gracias al fantasma de Sofia Cove, que me he enterado por ahí que te has muerto leyendo una novela jajajaja
Y bienvenida Leire Marco :)) Gracias por leer!

7 comentarios:

  1. Lo siento,lo siento,lo siento por no pasarme antes pero me cortaron el internet y pues no podia subir ni leer,pero ME ENCANTO (y estoy segura que a la verdadera tambien le hubkera encantado)eres una GRAN escritora,y el tonto de Louis que esta enamorado de Alana..........y Zayn.........pffff,espero y se den cuenta de lo que hacen.
    SIGUELA!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No passa nada!!! A también me passa y siempre me estiro de los pelos jajajajaja MUCHAS GRACIAS QUERIDA FANSTASMA! :DD

      Eliminar
  2. PD:espero y pueda participar en la novela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que todos los personajes que van a estar con las chicas están cogidos...
      Tengo un personaje que va a ser muy importante en la novela pero que no va a estar con ninguno de los chicos. Es decir va a ser amiga de las chicas y eso pero tendrá un novio a parte. Si quieres puedes ser ese personaje! :))

      Eliminar