jueves, 10 de octubre de 2013

Same Mistakes: Capitulo V

*WE WERE JUST KIDS IN LOVE*



*Narra Amanda Roach*

El timbre de mi clase suena, y eso marca el fin de las clases. Por hoy he tenido suficiente. No soy una mala estudiante, solo que estudiar no me gusta mucho.
Hoy, al ser lunes, no voy con las chicas hasta casa. Niall me lleva en coche. A parte de que es mi amigo y mi vecino, hace años que estamos teniendo unas “relaciones” que no son muy de amigos. Yo lo quiero mucho. Me atrevería a decir que lo amo. Pero el nunca me ha pedido nada, y yo iba a lanzarme sin saber si siente lo mismo.
- Hola, Nialler – digo dándole un beso en la mejilla.
- Hola preciosa – dice él sonriendo.
Niall tiene la sonrisa más tierna y preciosa que jamás he visto. Lleva aparatos, pero eso lo hace tener un aspecto completamente adorable.
- ¿Vamos a mi casa? – pregunta el llevando la mano a mi muslo –. Me encanta cuando llevas esa falda.
- ¿Sabes que a cualquiera que le dijese que Niall Horan también puede ser un pervertido me miraría como una loca? – digo yo quitando la mano de mi muslo.
- ¿Si? – dice el con una voz sexy –. ¿Y eso?
- Porque tienes una cara de angelito adorable – digo llevando mis manos a sus mejillas.
- Vamos, sube al coche – dice divertido.
Me subo en el asiento del copiloto de su Ferrari amarillo. Si, Niall es rico, pero esa no es la razón por la que lo quiero.
- Niall, hoy no tengo muchas ganas – le confieso cuando estamos a medio camino.
- Tu siempre tienes ganas – dice sin quitar la mirada de la carretera.
Nos quedamos en silencio un rato. Algo que nunca antes había pasado. No de esta manera. Niall canta murmurando una canción que no logro entender mientras que yo me toco las puntas del pelo en señal de nerviosismo.
- Ya hemos llegado – dice aparcando el coche en la puerta de mi casa.
- Gracias – digo abriendo la puerta del coche.
Oigo su voz diciendo mi nombre, lo que hace que pare en seco, de la vuelta y camine otra vez hacía él.
- ¿Que te pasa, Amanda? Llevas unos días muy rara conmigo.
- No es nada – digo apartando la mirada y arrufando la nariz.
- Siempre que mientes arrufas la nariz. ¿Que ocurre? – dice elevando su tono de voz.
Odio que me griten. Es algo que nunca he soportado y que nunca soportaré, así que no me quedo corta y también le grito.
- Lo que ocurre es que llevamos dos años “juntos” – digo haciendo comillas con los dedos en la palabra “juntos” –. !Y me has dicho que me quieres muchas veces, pero ya no se si me quieres como una amiga, como una hermana o como algo más!
- ¿Como algo más? – dice el con una medio sonrisa haciéndose el confundido.
- ¡¿Niall que te amo, vale?! – grito.
Mi respuesta estoy segura de que no era la que él esperaba oír, porque veo como sus ojos azules se ensanchan. En ese instante rebobino lo que he dicho hace un minuto y me llevo una mano a la boca, maldiciéndome a mi misma por haberlo dicho.
- Amanda, yo...
No lo dejo terminar. No podría soportar ver como dice que el no me quiere de la misma forma que yo a él. Voy corriendo hacía casa mientras siento como Niall llama mi nombre detrás mío. Pero no me detengo. Meto la llave en casa de la forma más rápida posible y abro la puerta para cerrarla en las narices de Niall, que me ha seguido hasta el porche.

Tiro la mochila al sofá y subo corriendo a mi habitación. De mi móvil suena la canción de Little Mix, Wings, y veo la foto de Niall en la pantalla. Corto la llamada, apago el móvil y empiezo ha hacer los deberes, aunque no me puedo concentrar mucho, porque algo, o mejor dicho alguien ocupa el 95% de mis pensamientos. Y ese alguien tiene nombre. Niall James Horan.


*Narra Rebecca Davis*

Camino por la acera hasta mi casa. Lo malo de vivir a las afueras y que mis dos padres trabajen, quiere decir que tengo que ir cada día andando treinta minutos hasta mi casa.
También podría coger el autobús, pero creo que no estoy para más gastos. No es que mis padres sean pobres, porque no lo son, pero por está zona, el autobús es bastante caro, así que me sale más a cuenta ir andando. Veo como un coche frena delante mío. Por un momento me asusto. ¿Y si es un atracador? Lo se, soy muy paranoica.
La ventanilla del coche se baja, y deja ver los preciosos rizos de mi mejor amigo. Os parecerá raro que Harry Styles sea mi mejor amigo, con lo tímida que yo parezco, pero en realidad solo soy tímida con los que no conozco. Él me sonríe y yo le sonrío de vuelta.
- ¡Hey Becca! – dice él sin quitar esa sonrisa de la cara.
- ¡Harry! – digo el corriendo hacia la ventanilla.
- ¿Te llevo?
- Claro – digo rodeando el coche hasta llegar al asiento del copiloto –. Gracias Hazza.
Le beso la mejilla a mi amigo y este arranca el coche. Pongo la música a tope, y suena When I was you man, de Bruno Mars. Él empieza a cantar, y no puedo evitar sonreír.
- ¿Recuerdas esta canción? – pregunta Harry y asiento.
Mi mejor amigo frena el coche en un callejón sin salida, y lo miro extrañada. Se acerca a mi con una pequeña sonrisa y me besa. Igual que hace dos años. Y sigo sintiendo lo mismo que hace dos años. Sus labios se mueven al mismo compás que los míos. Parece que hayan estado creados para estar juntos. Me separo lentamente de él, y veo como sonríe aún con los ojos cerrados.
- ¿Que has hecho? – le pregunto, y abre los ojos –. Lo dejamos muy claro la última vez. Solo amigos.
- Rebecca, sabes que fue un error. No estaba consciente de lo que hacía. Alana se me tiró encima.
Niego con la cabeza y me desplomo hacía atrás. Suspiro fuertemente, y noto como Harry vuelve a su asiento decepcionado.
Conduce hasta mi casa, y todo el camino ha sido en silencio. Lo que pasó con Harry fue hace año y medio. Lo recuerdo como si fuese ayer.
Yo salía con Harry. Llevábamos un año juntos. Era un día de fiesta. Estaba bailando con Zayn, cuando vi a Harry besándose con Alana. Se me rompió el corazón y todas mis ganas de vivir. Yo lo amaba, y creo que aún lo sigo haciendo.
Lo dejé explicarse, y me dijo que iba borracho y que a parte Alana se le tiró encima. Lo perdoné, pero le dije que no volveríamos a ser nada. Que quedaríamos como amigos.
- Becca, podemos volver ha estar bien – dice mirándome cuando hemos llegado.
- Te dije que seríamos amigos, Hazza. Y aceptaste – contesto saliendo del coche.
Camino hacía el coche, y cuando voy a poner la llave en la cerradura, una mano grande me coge el brazo y me hace girarme.
Harry se acerca a mi oído lentamente y me aparta un mechón de pelo que me caía en medio del ojo. Pone su boca pegada a mi oído y su cabeza descansa en mi hombro.
- Te quiero, Becca.
Se aparta de mi dejándome totalmente confundida, y camina hasta su coche para arrancarlo y desaparecer por la carretera.


*Narra Destiny Styles*

Dejo el lápiz encima de la mesa y miro el reloj. Las ocho de la noche. ¿Tres horas haciendo los deberes de sociales? Es una tortura.
- ¡Des! – grita mi prima des de la planta baja.
- ¡¿Que?! – contesto gritando de la misma forma.
- ¡Baja!
Resoplo y me desplomo en la silla. Suspiro fuerte y me miro en el espejo. El moño lo tengo medianamente bien, y la camiseta de Harry me llega un palmo por arriba de la rodilla así que bajo. Voy sin pantalones, porque en mi casa, casi nunca llevamos pantalones. Solo mis padres. Rose y yo le cogemos las camisetas a Hazza y nos las ponemos.
Bajo las escaleras sin ponerme los pantalones porque total, Rose ya me ha visto antes así. Cuando llego al final de la escalera oigo a Rose hablar con alguien, que me imagino que será mi hermano.
- ¿Que quieres? – digo.
- Te presento a Liam, él es... – dice pero se calla al ver que solo llevo la camiseta puesta.
- ¿Que Liam? – digo mirándola.
Ella con los ojos algo abiertos y evitando reírse de mi, señala dónde está la puerta. Miro hacía allí y veo a un chico de pelo corto, alto, con apariencia fuerte. Está parado con los brazos cruzados mirándome divertido.
- ¡¿Q-que?! – grito mirándome a mi misma.
En ese momento salgo corriendo escaleras arriba intentando no matarme con los escalones. Entro en mi habitación y me encierro en el cuarto recordando la cara del chico que me acababa de ver sin pantalones.


*Narra Rosalinne Styles*

Con Liam hablamos un poco más, y reímos sobre la reacción de mi prima, hasta que se tiene que ir a su casa. Liam es el nuevo vecino. Había venido a presentarse, y bueno al final las presentaciones no han acabado muy bien.
- ¡Rosie! ¡Ya estoy en casa! – grita mi primo entrando por la puerta principal.
- No grites que estoy aquí – le digo y el viene hacía mi.
- ¿Liam? – dice cuando ve al vecino nuevo.
- ¡Hazza! – grita él tirándose encima de mi primo.
Los dos se abrazan como si de dos hermanos se tratase, y veo como se le escapan dos pequeñas lágrimas.
- ¿Que pasa aquí? – digo con una sonrisa y el ceño fruncido por la confusión.
- ¡Él es Liam! – dice mi primo gritando como un niño pequeño.
- Si... Y yo soy Rose. ¿Que tiene que ver eso? – digo confundida.
- Él era mi mejor amigo cuando tenía doce años. Se volvió a Wolverhampton y perdimos el contacto – explica mi primo –. Por cierto... – dice mirando a Liam –. ¿Que haces aquí?
- Mi madre decidió que ya era hora de volver. Lo que no sabía es que seguirías en la misma casa de hace siete años – dice Liam sonriendo –. Por cierto, he visto a Des.
- Esta guapa, ¿verdad?
- Demasiado guapa – confiesa Liam.
Intento percibir algún movimiento brusco de Hazza hacía Liam, pero lo único que lo veo hacer es sonreír y darle una palmada amistosa en la espalda.
- Hazza, está diciendo que Des es guapa y la ha visto sin pantalones, ¿no lo vas a pegar? – pregunto obvia.
- Mi inocente Rosie – dice el andando hacía mi y cogiéndome de los mofletes.
- ¿Porque soy inocente?
- Liam es el novio de Des.
- ¡¿Como?! – grito impresionada.
- Bueno, exactamente el novio no soy. Hazza decía que yo era el único que me podía acercar a Des – me explica Liam.
- Era al único al cual le tenía confianza – dice Harry.
- Es decir que a mi no se me puede acercar un chico nuevo a preguntarme donde está la clase de química, pero a Des le buscas un novio – digo más confundida que nunca.
- Exacto querida prima.
- Esta familia cada vez es más rara – murmuro mientras subo por las escaleras.
Llego a mi habitación, y veo a Des durmiendo en su cama. Dirijo mi mirada hacía su escritorio y veo los deberes de sociales. No me extraña que esté tan cansada. Aunque no sé porque los ha hecho hoy, si tenemos tres días libres por un pequeño puente que hay.
Voy hacía la pequeña nevera que tenemos en el cuarto, y saco una manzana. No tengo demasiada hambre y tampoco me quiero llenar mucho. Me pongo una película en la televisión, a un volumen bajo. Titanic. Uso dos paquetes de pañuelos y bajo unas cuantas veces a por helado.
A las diez de la noche, Hazza aún no ha llegado, ni mi tía Alice ni mi tío Simon. Decido que ya es hora de acostarme. Me quito la ropa y me pongo una camiseta de Harry. Cuando estoy a punto de coger el sueño recibo un mensaje.

Baby, tomorrow we will go to the uncles Niall cottage with everyone. Tell to your cousin. Lou xx (Nena, mañana vamos a la cabaña de los tíos de Niall con todos. Díselo a tu prima. Lou xx)






Sofia, como ya te he dicho en tu novela (no sé si habrás leído el comentario), los chicos están todos cogidos...
Hay un personaje en la historia que será un gran ejemplo para todos, pero no saldrá con ninguno de los cinco, si no con uno a parte. No sé si me explico... Si quieres ser ese personaje solo dímelo y ya estará :)

2 comentarios:

  1. ME ENCANTA siguela,cada vez esta mejor,y se pone mas interesante....
    SEGUILA!!!!!!!!
    PD:no importa que no salga con algunos de ellos,me encantaria estar en tu novela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial pues ya te avisaré cuando estés a punto de salir!

      Eliminar