martes, 19 de noviembre de 2013

Same Mistakes: Capitulo XII

HE'S BACK

*Narra Rosalinne Styles*

El timbre de mi casa suena y bajo corriendo a recibir a Jane. Al final se ha ido a vivir con Amanda, y Lou está viviendo con nosotros.
- ¡Jane! – grito sonriendo –. ¡Oh dios mío estás preciosa!
La tímida chica de Doncaster, había optado hoy por ponerse un corto vestido azul de palabra de honor y unos tacones blancos muy altos que le hacen tener unas piernas más largas. Obviamente, Jane no puede ir a una fiesta sin llevar sus uñas pintadas a juego con el vestido. Para la ocasión, se ha hecho una trenza de lado, y se ha maquillado, algo raro en ella.
- Gracias – dice sonriendo, aún algo triste –. Zayn me escogió este vestido.
- Bieeen cambio de tema – digo sonriendo para que se olvidé del que fue mi mejor amigo.
Zayn no me ha llamado des de que se fue, y la verdad estoy bastante triste por eso. Eramos mejores amigos. Hermanos. Y no han pasado ni cinco días que ya se ha olvidado de mí.
- ¿Al final Logan te lo pidió? – pregunto mientras cierro la puerta y ella asiente.
- Me espera en el baile de aquí dos horas – dice mirando su reloj –. ¡Chica espabila que no te va a dar tiempo!
- Ya voy, ya voy – digo levantando los brazos.
- ¿Y Destiny?
- Está arriba acabando de prepararse. Ya sabes lo rápida que es mi prima – digo con mucho sarcasmo.
- ¡¿Jane?! – grita mi prima des de arriba de la escalera –. ¡¿Eres tu?!
- ¿Conoces a alguna otra Jane? – dice mi amiga riendo y abriendo los brazos para recibir el abrazo de mi prima.
- ¡Oh dios mío! – grita Des bajando las escaleras cogiéndose de la barandilla –. ¡Estas preciosa!
Mi prima ha cogido uno de mis vestidos rojos del armario y se lo ha quedado para ella. Sus zapatos y su fina chaqueta negra combinan a la perfección. Ella también ha optado por hacerse una trenza, solo que la de Des es mucho más larga que la de Jane. Se ha maquillado más de lo normal, y ha conseguido que sus ojos marrones destaquen con más intensidad.
- ¿Que haces ya cambiada?
- Liam me ha invitado antes de comer al baile.
-Va a babear – digo examinando a mi prima.
- No exageres – dice apartándose un mechón de pelo.
- Me encanta la trenza – dice Jane tocándosela.
- ¡No se la toques! – grito apartándole la mano de un manotazo –. Tiene que estar perfecta para Liam.
- ¿Insinúas que nunca estoy perfecta? – dice mi prima intentando contener una sonrisa y poniendo sus brazos en jarra.
- Siempre estás perfecta – digo cuando suena el timbre –. ¡Es Liam! ¿Preparada?
- Des de hace rato – dice andando hacía la puerta –. Nos vemos luego amores – dice dándonos dos besos a cada una.
Oigo como saluda a Liam y luego oigo la puerta cerrarse. Que mala, ni siquiera me ha dejado saludarlo.
- Bien, me voy a ver la tele – digo andando hacía el sillón.
- ¡Ni de coña! No te va ha dar tiempo.
- Vamos mamá – le digo a Jane –. Quedan dos horas.
- Arriba. Ahora – dice ella con una mirada que me da miedo.
- Das miedito mamá – le confieso mientras subo las escaleras.
- Tira para arriba o si no te castigo – dice Jane.
- Creo que te estás tomando demasiado enserio eso de mamá – digo girándome y volviendo a andar hacía delante.
- ¿Como has dicho?
- Que te quiero mucho – contesto y ambas entramos en mi habitación.


*Narra Janice Tomlinson*

Después de una hora y media preparando a Rose, le he conseguido dejar perfecta. Al menos lo que he podido porque la niña no paraba de moverse cuando le pintaba los ojos.
- Espero que toda esta espera haya valido la pena.
- La ha valido, tranquila – digo quitando mis manos de sus ojos.
Le he escogido un vestido negro que le llega por las rodillas, a juego con unos zapatos azules eléctricos. Le he pintado las uñas a juego con los zapatos, y he intentado no maquillar la mucho, como ella me ha pedido antes de empezar. El pelo he decidido dejárselo suelto y se lo he rizado con el rizador.
Oh dios mío – dice mirándose en el gran espejo de mi habitación –. ¿Y estos tacones? ¿Dónde están mis deportivas negras?
- Por favor Rose. Intenta estar un día sin tus zapatillas y ponte tacones. Te aviso que mi los chicos babea por las chicas que llevan tacones. Es como para ti Ed Sheeran, pues para los hombres son los tacones.
- ¿Tanto les gustan? – pregunta abriendo los ojos -. ¿Pero a todos los chicos?
- Se vuelven locos – respondo asintiendo un poco estrañada por su pregunta genérica –. ¿Tenemos que esperar a alguien más?
- Becca y Amanda están a punto de llegar.
- ¿No las llevan los chicos? – pregunto y Rose niega con la cabeza.
- Han decidido hacer una “noche de chicos” y eso incluye arreglarse para el baile juntos. Dicen que nos veremos allí.
- Genial, me estás diciendo que: ¿nuestros novios no van a venir a buscarnos?
- Exactamente – dice ella asintiendo.
- Esta sociedad se va a pique – digo yo –. Por cierto, he invitado una amiga al baile.
- Genial – dice ella sonriendo –. Pero, técnicamente yo ya no voy a la universidad así que no puedo ir, ¿no?
- Tranquila lo hemos arreglado, y se puede traer una pareja ya sea de dentro o de fuera de la universidad, así que Louis te lleva a ti y todos felices – digo dando palmadas.
En ese momento suena el timbre. Rose suelta un bufido y se va hacía la cocina porque le da pereza abrir la puerta, así que no me queda otra que abrir a mi.
- ¡Megan! – grito mirando a mi amiga –. Madre mía y, ¿tu tienes quince años?
- Lo sé parezco mayor – ríe ella –. No eres la primera que me lo dice.
La chica pelirroja ha optado por un vestido corto por delante, pero luego por atrás se alargaba hasta las rodillas. Se ha recogido su precioso y largo en una coleta. Sus zapatos negros le dan un toque mayor y se ha pintado los labios de un rojo sangre. Va poco maquillada, pero sus ojos azules resaltan muchísimo.
- Madre mía – vuelvo a decir –. Estás alucinante. ¿Has invitado a alguien al baile?
- Recuerda que no soy de la universidad – me dice ella.
- Pero podrías haber traído a alguien.
- Mis amigos me han dejado cuando se enteraron del embarazo – dice ella sonriendo.
- De verdad que admiro tu manera de ver las cosas.
- Si lo dices tantas veces empezaré a creérmelo – dice –. Y bien, ¿quien falta?


*Narra Amanda Roach*

Sentada en un banco fuera de mi casa espero a que Becca llegue para que podamos irnos a casa de la familia Styles. Los chicos han dicho que nos verían allí, lo que me ha decepcionado un poco que mi novio no venga a buscarme.
- ¿Amanda? – dice la voz de mi amiga y yo levanto la cabeza –. Claro, no podías ser otra que tu con ese vestido de fiesta.
- Hey Becca – digo pero giro al cabeza hacia la derecha cuando la veo –. ¿Esa es mi falda?
Mi amiga me ha robado la falda. No me lo puedo creer. Aún así, creo que le queda mejor que a mi. Se ha puesto una camiseta blanca de tirantes por dentro y luego la falda se la ha colocado a la altura de la cintura. Lleva unos zapatos del mismo color que la falda y se ha hecho un moño para recoger su largo y rubio pelo. No se ha maquillado. A decir verdad, pocas veces he visto a Becca maquillada.
- ¿Que te molestaría más? ¿Que dijese que si o que dijese que no? – pregunta sonriendo.
- Que dijeses que no.
- Bien, entonces sí. Es tu falda – dice mientras da una vuelta alrededor de ella misma.
- Bien, no te voy a preguntar como tienes mi falda – digo sonriendo una vez que ha parado de hacer vueltas.
- ¿Vamos? Quiero ver a Hazza – dice ella intentando no caerse con los tacones.
- ¿Sabes que cara va ha hacer Harry cuando te vea? – pregunto yo.
- Espero que una sonrisa – dice y niego.
- Una sonrisa, no. Se va ha quedar así – digo haciendo una cara de embobada enamorada, en fin, la misma que uso cuando estoy con Niall –. Le tendremos que traer un cubo para que no le caiga la baba al suelo.
- ¿Hazza babearía? Entonces no quiero ni saber que hará Niall cuando te vea.
- Gracias – digo sonriendo y mirando mi vestido –. Me ha costado encontrarlo.
La verdad es que estuve tres días para encontrar el vestido perfecto, y al final me decidí por uno corto de palabra de honor, con lentejuelas des de la parte del pecho hasta arriba. Le he cogido unos tacones negros a mi madre y con un aparato raro que tiene me he hecho un peinado que he pasado días buscando por Internet. Me he maquillado con un color plateado a juego con el vestido y me he pintado las uñas negras. Los labios se los he dejado al color rojo, tal y como a Niall le gusta.
- ¿Y el peinado? Oh dios mío, eso me lo tienes que hacer tu algún día.
- Cuando quieras Becca – digo cogiendo mi bolso y las llaves del coche –. ¿Vamos?
- Por supuesto – dice ella entrando en mi coche.


*Narra Rosalinne Styles*

Después de que las chicas, Becca y Amanda, llegasen a casa, estuvimos un rato más en la casa, dándonos halagos sobre nuestros vestidos y sobre el peinado de Amanda.
Nos quedamos una media hora en la casa, y cuando el timbre de la puerta se abre para dejar ver a mi prima llorando, sabemos que algo ha fallado en la cena con Liam. Des lleva todo el maquillaje corrido y los zapatos en la mano. Supongo que habrá salido corriendo, y con los tacones no podía.
- ¿Des? ¿Que ha pasado? ¿Porque lloras?
- Es él, Rose – dice sentándose en el sofá.
Mis tres mejores amigas, y la pelirroja nueva, se quedan de pie en la sala observando como mi prima dice monosílabos sin sentido.
- Destiny, escuchame – digo cogiéndola por los hombros para que me mire.
- Ha vuelto, Rosie.
- Explícate Des.
Mi prima sigue llorando y no me contesta. No sé si por miedo, o es que ya llora porque no se acuerda de lo sucedido.
Busco a mis amigas y a Megan con la mirada, pero veo que las cuatro han desaparecido, y en ese momento se lo agradezco. Me ha parecido rara la reacción de mi prima. La familia Styles, es bastante orgullosa, y odia que la gente la vea llorar, por eso siempre lloramos con los nuestros, o solos en nuestra habitación.
Relajo a mi prima tarareando una canción que ha ella le gusta. Blanco y Negro de Malú. Ambas sabemos hablar perfectamente el español, ya que durante dos años, nos mandaron a estudiar a España, concreta mente, un año en Madrid y otro año en Barcelona.
Puede que para algunos, tararear una canción, cuando una persona está triste, es una tontería, pero para mi prima la música lo es todo, y poco a poco se va calmando hasta que el llanto que era antes, se convierte en pequeños sollozos.
Ahora si, Des, ¿que ha pasado?
- Mark está en Londres.
Fijo mis ojos en los de mi prima para encontrar algún signo de broma, pero solo encuentro miedo, tristeza y sobretodo, pero también ganas de volver al pasado. A aquel pasado que la hacía feliz.


*Narra Liam Payne*

Soy idiota. Está científicamente demostrado.
Camino hasta casa de Louis y Harry, dónde seguramente estarán los demás para prepararse para el baile. Adam Walker también viene. Es un chico que conocimos hace años en una discoteca y des de ese día, nos llevamos muy bien con él.
- Hola – digo entrando en casa de mis dos mejores amigos con la llave que me dieron.
- ¿Y esa cara? ¿Dónde está la señora Payne? ¿Se lo has pedido? – dice Louis sonriendo y acabándose de atar la corbata.
- No existe la señora Payne – digo tirando las llaves con fuerza en el suelo, cabreado.
- ¿Que pasa hermano? – dice Adam sentándose en el suelo sonriendo –. ¿Te ha rechazado? – dice riendo, pero al ver que no le sigo la broma, calla en seco –. Liam, ¿estás bien?
- Mierda, todo a salido mal. Estábamos tan bien – suspiro cogiéndome la cabeza con las manos.
- ¿Que ha pasado? – pregunta Harry sentándose también en el suelo, al lado de Adam.

La comida había ido bastante bien. Creo. Habíamos reído mucho entre plato y plato, y hacía pocos minutos que nos habíamos acabado el postre.
- No conocía esta parte de ti, Liam – dice Des cogiéndome la mano por encima la mesa.
- ¿A que parte te refieres?
- A la parte más romántica – dice sonriendo –. Sabía que eras romántico, pero no que lo fueses tanto. ¿Sabes?
- Haría cualquier cosa por verte feliz, Des. Lo sabes – digo feliz, y ella sonríe. Adoro su sonrisa –. ¿Quieres ir a dar una vuelta por la playa?
Asiente, y ambos nos levantamos de la mesa. Dejo lo que ha costado la cena encima de la mesa. Des intenta pagar la mitad, pero me niego rotundamente. Al final, consigue que le permita dejarle propina al hombre. No quería que Destiny se gastase nada en esta cena, pero sé que si me hubiese vuelto a negar, lo hubiese conseguido de todas formas.
- ¿Sabes? Creo que esta ha sido la mejor cita romántica que he tenido jamás – dice rompiendo el silencio que se había formado minutos atrás.
- Me alegra haber sido el mejor – digo sentándome con ella en la arena.
Hace una pequeña sonrisa de ¿tristeza? Decido no preguntarle. Des mira hacía bajo y un pequeño mechón me tapa la vista de sus ojos. Me acerco un poco a ella y se lo coloco detrás de la oreja. Eso hace que levante la cabeza.
- Des, hace tiempo que quería preguntarte algo.
- Dispara – dice quitando esa sonrisa de tristeza por una alegre.
Suspiro nervioso, cuando veo que ella se levanta de golpe y empieza a andar. Escucho su nombre, lo raro, es que yo no lo he dicho. Giro mi cabeza para ver des de la lejanía a Des y a un chico. No lo conozco.
Ella grita.
Él mira al suelo.
Ella se hecha a llorar y cae en la arena.
Él se agacha con ella para consolarla.
Creo que ha llegado el momento de intervenir, y me acerco a ellos. El chico, cuando me ve le dice algo a Des en el oído y se va corriendo, sin darme tiempo a verle la cara.
- Des, ¿que pasa? – digo acercándome a ella.
- No me toques, por favor. Llevame a casa.
- No hasta que me digas que sucede.
- ¡No pasa nada!– grita ella levantándose y gritándome.
- ¡¿Entonces porque mierdas estás llorando?!
- Bien, si no me quieres llevar me iré en taxi. Gracias por nada.
Veo como se quita los zapatos de tacón que hacen que llega casi a mi altura y se va corriendo. En ese momento no se porque no la sigo. Solo sé que me quedo quieto hasta que desaparece.


*Narra Jane Tomlinson*

Soledad.
Eso es lo que siento cada vez que miro a mi lado y no encuentro a Zayn conmigo, sino que encuentro a Logan. No es mal chico, al contrario. Si en otro momento se me hubiese presentado la oportunidad de salir con él, lo hubiese hecho sin pensármelo dos veces. Pero solo hay un pequeño problema. Logan no es Zayn.
Lo mire por dónde lo mire, veo a Zayn. Está claro que Logan tiene su atractivo. Castaño con ojos verdes, grande y fuerte. Como los jugadores de fútbol americano de los colegios.
- ¿Quieres algo para beber, Jane? – pregunta mi pareja sacándome de mis pensamientos.
- No gracias.
- ¿Quieres bailar?
Miro a Logan, pero me viene la imagen de Zayn a la cabeza. Sé que por mucho que lo intente, Zayn va a permanecer dentro de mi cabeza mucho tiempo.
- ¿Ves esa chica de allí? – le pregunto señalando a una rubia en medio de la pista –. Lleva todo el rato mirándote. Estoy segura que ella si que querrá bailar contigo.
Me alejo de Logan lo más rápido que puedo. No quiero darle explicaciones a nadie, aunque sé que se la merece.
Miro hacia delante cuando veo a Zayn apoyado en una de las puertas. Cierro los ojos y niego. No, no puede ser. Zayn está en Bradford. Cuando abro los ojos de nuevo, Zayn ya no está. Me lo imaginaba. Era imposible que fuese estuviese aquí, pero era tan real. Creo que necesito a Zayn más de lo que creía. 






Holaa chicas! ¿Os ha gustado el capitulo? Espero que si porque es muuuy largo, para compensar que no podré subir en unas dos semanas (ayudadme a assesinar a mis profes porfiiis)
También deciros que he decidido cambiar el nombre de Sophia. La chica se llamará Megan, pero el personaje seguira basado en ti Sofia, no te preocupes!
Por cierto, PASAOS POR LA MEJOR NOVELA DEL MUNDO MUNDIALISSIMO, THE BEST STORY EVER (que buen ingles tengo por favor) 
www.stolen-lyrics.blogspot.com
Novela escrita por Dream Rose. Prometo que NO OS DECEPCIONARA! A mi nunca me han decepcionado sus historias y ella es una gran amiga. ¡Y DIRECTIONER! 

Besoos!
Marina xx

jueves, 14 de noviembre de 2013

Same Mistakes: Capitulo XI

MESSAGES


*Narra Janice Tomlinson*

- ¡Que aburrimiento! – grito mirando al techo.
Megan se ha ido hace media hora para hacerse unas pruebas y me he quedado más sola que la una. Pero es que los hospitales son tan aburridos... No veo el momento de salir de aquí.
En el momento en el que siento a alguien llamar a la puerta grito inmediatamente que pase para poder hablar con alguien. Son las tres de la mañana. Seguramente serán Lou o Rose.
- Hola, Jane – dice la voz. SU voz.
- ¿Que haces aquí? – pregunto incorporándome en la cama –. Son las tres de la madrugada y a demás le he dicho al médico que no te dejase entrar.
- Jane... – dice él en todo cansado cerrando la puerta.
- No, Jane no.
- Creí que no era culpa mía.
- Zayn dije eso porque estaba entre la vida y la muerte. El accidente no es culpa tuya – digo yo y él sonríe – pero el motivo de el, si que lo es. ¿Como pudiste hacerme eso? Creí que de verdad era importante para ti. Ya veo que no.
- Jane no es así. Por favor escuchame. No quiero que me odies.
- Haberlo pensado antes de hacerme lo que hiciste. Fuera – digo duramente sin mirarlo.
- Dime que no me quieres. Dime que no me quieres y te dejaré, te lo prometo. Pero dímelo mirándome a los ojos.
Levanto la mirada, para encontrarme con los ojos miel de Zayn. Esos ojos con los que sueño cada noche.
- Aún te quiero – confieso –. Dicen que nunca se olvida de la persona que has estado completamente enamorado. Simplemente aprenderé a vivir sin ti.
- Jane, por favor – vuelve a pedir empezando a caminar hacía mí.
- Janice para ti. Jane solo me llama la gente que realmente me quiere.
- Te quiero – dice él intentando convencerse más a sí mismo que a mi –. De verdad.
- Largo de aquí.
La puerta de la habitación se abre, dejando ver a mi médico y a una enfermera que lleva a Megan en una silla de ruedas. No le ocurre nada en los pies que le impida caminar, pero no sé porque en el hospital tienen la rara costumbre de que tienes que ir en silla de ruedas todo el santo día. Tal vez por si te da un mareo o algo no te metas la ostia del siglo.
- Hola – me dice y se sienta en la camilla –. Hola chico desconocido – dice sonriendo a Zayn.
- Señor Malik, ¿que hace aquí? Tiene la entrada prohibida. Lo sabe.
- Tranquilo señor. Ya me voy – dice él.
Veo como abre la puerta de golpe para desaparecer por ella. Después de esto, estoy segura que no lo veré en un largo tiempo.


*Narra Rosalinne Styles*

In 5 minuts I'm in your house to go to the hospital. Love you little. Lou xx. (En 5 minutos estoy en tu casa para ir al hospital. Te quiero pequeña. Lou xx.)

Durante la semana, Jane se ha recuperado notablemente. El médico a dicho que las quemaduras del cuerpo se han curado bastante y que ahora solo tiene que ponerse una pomada para que no quede marca. En la cara, aún lleva dos parches. Dice el doctor que no cree que se le vayan las marcas. Seguramente le quedará un poco blanca pero no desaparecerán.
Subo las escaleras de casa y entro en la habitación que compartimos Des y yo. Bueno, si se le puede llamar habitación porque no hay ningún mueble. Ambas dormimos en el suelo ya que el incendio lo quemó absolutamente todo. Mis tíos están hablando con los del seguro, porque se perdieron muchas cosas valiosas. Hemos tenido que volver a comprar ropa porque la mayoría estaba chamuscada.
Me pongo una camiseta básica blanca y una chaqueta con una bufanda por encima. Estamos llegando a Julio. A penas quedan dos días de clase, pero aún así el tiempo el Londres es frío los trescientos sesenta y cinco días del año.
Mi móvil vibra en el bolsillo de la chaqueta. Un mensaje. Veo en la pantalla que el que lo ha enviado lo tengo guardado con un corazón. Entonces sé que es Louis.

I'm in the door. Open me little. Lou xx (Estoy en la puerta, ábreme pequeña. Lou xx)

Se me dibuja una estúpida sonrisa de enamorada en la cara y bajo las escaleras dando saltos como en la película de Heidi.
Hola Tommo – digo cuando abro la puerta.
- Pequeña – dice y me besa los labios –. Vamos a por mi hermana. Conociéndola, ahora mismo se quiere tirar por la ventana.
- No seas exagerado – digo subiendo al coche.
- No lo soy – dice sonriendo –. Es la verdad.
Sube al asiento del piloto, y yo me pongo el cinturón, pero veo que él se queda inmóvil mirándome y sonriendo.
- ¿Que? – digo sonrojada por si intensa mirada.
- Nada – dice suspirando/riendo al mismo tiempo –. Que eres preciosa.
- Gracias – digo mirándolo.
- Ahora es el momento en el que dices que yo también soy precioso – dice él.
- Lo haría, pero mis tíos me enseñaron a no decir mentiras – sonrío.
- ¿Con que no soy precioso, eh? Soy irresistible – dice con su gran ego presente.
- No te lo creas tanto Lou – digo guardando mi móvil en el bolsillo.
- Te apuesto lo que quieras a que no aguantas ni dos días sin besarme.
- Oh Tomlinson, acabas de caer bajo. Yo no pierdo una apuesta – digo mirándolo.
- Bien, si yo gano, que voy a ganar, vas a hacer todo lo que yo diga durante un día entero. Si tu ganas, que no vas a ganar, haré todo lo que tu digas un día entero. ¿Trato?
- Tomlinson, acabas de cavar tu lecho de muerte – digo estrechando la mano que me había ofrecido –. Trato. Y ahora arranca. A ver si va a ser verdad y tu hermana se va a tirar por el balcón.


*Narra Louis Tomlinson*

Llegamos a la habitación de mi hermana pequeña, y podemos comprobar que esta vestida y con la pequeña maleta en la mano.
- Pensaba que ya no veníais. ¿Habéis parado en un hotel o algo? – dice algo mosqueada pero con una sonrisa graciosa.
- ¡Jane! – grito yo regañándola pero no puedo evitar reír al ver la cara de mi novia.
- Yo solo preguntaba – dice levantando las manos inocentemente.
- Pues no preguntes tanto – digo zanjando el tema.
Bajamos hasta recepción dónde firmo los papeles para que Jane se vaya del hospital, aunque ella ya sea mayor de edad estoy a su cargo igualmente.
Salimos del gran edificio blanco. A mi hermana le brillan los ojos de felicidad por poder salir de esa prisión, según ella, y poder volver a respirar aire fresco.
- ¿Vas a volver a casa? – pregunta Rose.
- No lo sé – responde mi hermana –. No creo que sea buena idea.
- Jane un accidente es solo un accidente. No quiere decir que vaya a pasar más veces.
- Lo sé Rose, pero estar entre la vida y la muerte aunque sea por unos segundos te hace replantearte muchas cosas. Creo que sería mejor ir a vivir con Louis y Zayn.
- ¿Con Zayn? Creí que no lo querías ver – dice Rose, pero al momento, se que se arrepiente - Lo siento, no quería tocar el tema.
- No importa. Es la verdad – dice mi hermanita.
- Enana, tendrías que saber que yo ya no vivo con Zayn – digo captando la atención de mi hermana.
- ¿Como? – dice extrañada.
- ¿No te lo dijo? – pregunto a mi hermana más confuso que ella.
- ¿No se lo dijo? – me pregunta Rose.
- ¿Decirme él que? – pregunta Jane.
- Zayn se ha vuelto a Bradford – explico y siento como mi hermana deja de respirar por un segundo.


*Narra Janice Tomlinson*

- ¿Bradford? – repito después de notar como se me cortaba la respiración.
- Creí que lo sabías enana – dice mi hermano.
- No me lo dijo. Bueno en realidad le insinué que no quería saber nada de él así que supongo que dio por supuesto que me daba igual si se marchaba. Pero me da igual. Lo he olvidado.
Rose asiente con una sonrisa de aprobación, pero sé que nunca engañaré a mi hermano. El me mira seriamente, pero relaja el rostro cuando Rose se da cuenta del ambiente incómodo que hay.
- ¿Y los chicos? – pregunto después de unos minutos de silencio.
- Te están esperando todos en casa de Niall – dice mi hermano sonriendo.
- Chicos, voy tirando hacía el coche. Creo que esto es cosa de hermanos.
La novia de mi hermano, y con suerte mi futura cuñada, se aleja hasta llegar al coche y apoyarse el el capó para empezar a mirar los mensajes de su móvil.
- Tal vez engañes a Rosie, pero a mi no. ¿Porque le dijiste que se marchara si aún así lo querías?
- No todo es tan fácil Louis. Son muchas complicaciones. Durante seis meses me hizo creer que estaba enamorado de mi. Fue un golpe bastante duro para mi.
- Mujeres... ¿Quien las entiende? – dice Louis mirando hacía arriba y andando hacía su novia.
Me quedo quieta un momento, pensando en las palabras de mi hermano. ¿Debería decirle a Zayn que volviese? No, Jane el te hizo daño, olvidate de él, dice mi subconsciente. Maldita cabeza.
Cojo el teléfono ya que me acaba de llegar un mensaje. Me encuentro con el nombre de Zayn en pantalla. Me quedo mirando su nombre en la pequeña pantalla de mi Blackberry pensando en abrirlo o borrarlo directamente. Al final mi dedo se mueve para desbloquear el teléfono.

I love you. I think I always have. I hope, one day you would forgive me. Love you. (Te quiero. Creo que siempre lo he hecho. Espero que algún día puedas perdonarme. Te quiero.)


*Narra Rosalinne Styles*

- ¿Con quien vais a ir al baile? – pregunta Jane para romper el silencio.
- Querida y estúpida hermana – dice Louis riendo –. Yo voy a ir con mi preciosa novia.
- ¿Que novia? – pregunto yo para picarlo.
- ¿Que novia? – repite el con voz aguda imitándome.
- ¡Yo no hablo así! – grito riendo mientras le pego en el hombro.
- Rectifico mi frase: yo voy a ir con mi preciosa y violenta novia.
- No soy violenta – digo volviéndolo a pegar.
- ¿Y esto que es? Es agresión – contesta Lou.
Ambos callamos cuando oímos a Jane dar un largo y pesado suspiro. Giro la cabeza para encontrarme a mi amiga con la cabeza gacha mirándose las manos.
Miro a Louis, que mira hacía a bajo para instantáneamente volver a mirar a la carretera. Se que lo pone triste ver a su hermana así, y también se que en estos momentos está insultando a Zayn por dentro.
- No tengo a nadie que me lleve al baile. Zayn me lo pidió pero...
- Mira Jane, tienes que aprender ha hacer una vida lejos de Zayn, ¿vale? ¿No hay ningún chico que te guste? Tienes que tener a muchos detrás.
- Bueno, hay un chico... Pero creo que utilizarlo para olvidar a Zayn es algo muy rastrero.
- No es utilizar. Es vivir sin otra persona. Rehacer una nueva vida. ¿Vas ha estar sola hasta que Zayn vuelva? Si es que vuelve. Mirame Jane. La vida te está dando una segunda oportunidad para ser feliz. ¿De verdad vas a desperdiciarla?




Graciias a todas las que comentan y votan en la encuesta :)

Besoos!
Marina xx

sábado, 9 de noviembre de 2013

Same Mistakes: Capitulo X

MIDNIGHT MEMORIES

*Narra Janice Tomlinson*

Abro los ojos cuando oigo el ruido de la puerta cerrarse. Sigo en el hospital, y la verdad es que tengo unas ganas de salir grandiosas.
- Oh miércoles – digo cuando siento un pinchazo en mi cara.
Miro mis manos, las cuales están vendadas. Solo puedo llegarme a ver las uñas de color azul que me pinté el otro día.
- Hola – dice una voz femenina.
- ¡Dios! – grito llevándome una mano al pecho.
- Lo siento – se disculpa la chica –. ¿Te he asustado?
- No – digo con ironía alargando la última letra.
- De verdad, lo siento – vuelve a repetir con una sonrisa.
- No pasa nada – digo incorporándome un poco en la cama –. ¿Tu eres?
- Soy Megan. Megan Swan – dice apartándose un largo mechón pelirrojo de la cara.
- Me llamo Jane Tomlinson – digo sonriendo –. Me encanta tu pelo – confieso –. Siempre lo he querido tener pelirrojo. ¿Es natural?
- Si lo es – dice ella con una sonrisa cogiendo un mechón –. Dios me hizo muy torpe pero para compensar me dio este pelo – bromea Megan.
Ambas reímos hasta que me duele la barriga, pero ahora que lo pienso, ella no estaba aquí la última vez que estuve despierta.
- ¿Cuando has llegado? – pregunto dejando de reír.
- Hace un par de horas.
- ¿Que te ha pasado?
La chica pelirroja se aparta la sábana. Entonces es cuando puedo ver la barriga de unos tres meses que debe tener.
- ¿Embarazada?
- Si – dice mirándose la barrida entre tristeza y felicidad –. De cuatro meses.
- ¿Que te pasó?
- Bueno, un mareo así tonto, y me he caído por las escaleras. Como te he dicho, soy muy patosa. Por suerte el niño está bien – dice sonriendo. ¿No se cansa de sonreír?
- ¿Pero cuantos años tienes? – pregunto. No se ve muy mayor.
- Casi dieciséis – dice mirando hacía sus manos.
- Tienes quince años – digo incrédula.
- Si... He perdido muchos amigos por este embarazo.
- ¿Pero en que estabas pensando?
- Pensaba en que no quería ser violada – contesta la chica –. Pero por lo que veo mis pensamientos no fueron de mucha ayuda.
- Lo siento... – digo y ella sonríe.
- Yo no – admite y sonrío por su valentía –. Si no, ahora mismo no tendría a este campeón o a esta princesa en mi barriga.
- Admiro tu valentía Megan– confieso –. ¿Y el padre?
- Se ha ido. Mi novio me dejó porque no quería el bebé.
- Lo siento – repito –. ¿Y cuanto tiempo tienes que estar aquí?
- Cinco días más o menos. Tienen que hacerme unas pruebas para ver como evoluciona. ¿Y tu que haces aquí?
- Un incendio en mi casa.
Mi móvil empieza a sonar dentro del bolso que hay en el suelo, al lado de la cama. Me inclino hacía a bajo para cogerlo antes de que se corte la llamada.
Zayn Malik me está llamando.
Me quedo mirando el móvil como una tonta por unos segundos, decidiendo si colgar o responder, pero al final decido por apretar el botón rojo y volver a guardar el móvil en el bolso.
- ¿Estás bien? – pregunta Megan preocupada.
- Si – digo mirando mis uñas.
- ¿Quien era?
Frunzo el ceño y la miro, pensando en que responder le. Aparto mi mirada de la suya y me hundo en el cojín cuando veo que el sueño se apodera de mi.
- Era... Un fantasma del pasado.


*Narra Rosalinne Styles*

- ¿Tardan mucho no?
- Rose, nosotros nos vamos a casa. Volveremos mañana – dice Amanda besando mi cabeza.
- Claro, yo me quedaré aquí a dormir.
Los chicos asienten y se van, menos Zayn que se queda sentado en si silla mirando a la nada. Me levanto de mi sitio y me coloco a su lado. Le paso un brazo por los hombros y el apoya su cabeza en mi hombro.
- Es mi culpa, Rose. No tendría que haberle dicho aquello.
- Zayn lo hiciste pensando en ella. Aunque tal vez no hubiese sido lo mejor que podrías haber hecho, era pensando todo en Jane.
- Tendría que haberme pasado a mi. Fue todo mi culpa – dice apartándose un poco de mi hombro –. Por cierto, te estoy llenando el hombro de lágrimas.
- Escuchame Zayn – digo cogiéndole de la cara –. Nada de esto es tu culpa, ¿vale? Jane se va ha recuperar y se lo explicarás todo. Ella no te guarda rencor.
Siento a alguien que se aclara la garganta y me giro para ver a mi primo con una sonrisa y a Lou con hielo en la nariz.
- Harry...
- Espero que seáis felices juntos – dice mi primo sonriendo –. Como le hagas algo a mi primita, te mato, ¿está claro?
- Como el agua – dice Louis.
- Bueno primita, me voy a casa, ¿vale? Nos vemos mañana – dice besando mi cabeza.
- Claro, buenas noches Hazza.
- Buenos noches, Zayn – le dice sonriendo –. Lou.
- Louis hablemos, por favor – digo levantándome –. Ahora vengo Zayn.
Mi mejor amigo asiente. Se supone que estaba enfadada con él, pero ahora está mal, y yo soy su mejor amiga y tengo que estar con él en estos momentos.
Vamos a una esquina del hospital, y Louis se apoya en la pared con los brazos cruzados, mirándome con una sonrisa.
- ¿Como ha ido con Harry? – pregunto acercándome a él y cogiéndole del cuello de la camisa.
- Me gusta esta distancia que mantenemos – dice él acercándose para besarme.
- Ah no – digo poniendo mi mano en su boca para impedirlo –. Primero dime como ha ido con mi primo.
- Pues nada que le he explicado que eras la mujer de mi vida – dice bajando sus manos a mis caderas y girándome para quedar yo apoyada contra la pared –. Que quiero pasar el resto de mi vida contigo – dice quitando su mano de mi boca –. Y que estamos juntos y que ni el ni nadie podrán separarnos jamás.
- Muy caballeroso por tu parte – digo acercando mi cara a la suya –. Bueno, hasta mañana.
Me suelto de Louis con una sonrisa e intento escaparme, pero él me lo impide poniendo ambas manos a ambos lados de mi cabeza.
- No te irás de aquí hasta que me des mi regalo – dice acercándome más.
- ¿Y porque tendría que darte yo un regalo?
- Porque me he dejado partir el labio por ti. ¿Que te parece eso?
- Anda, cállate ya – le digo.
Acerco mi cara a la suya y le beso suavemente. La verdad es que los labios de Louis son bastante adictivos. Me separo a los diez segundos.
- Un poquito más – dice él intentando besarme de nuevo.
- No – digo riendo –. ¿Te quedarás esta noche a dormir?
- Claro – dice él separándose de mi –. Es mi hermana. Tengo que estar con ella por si ocurre algo.
- Yo también me quedaré. Y supongo que Zayn también.
- No quiero que se quede.
- Entiendo que estés cabreado con él, pero entiende que no lo hizo apropósito. Lo hizo por ella, Lou. Pensando en ella.
- Lo sé, pequeña, pero aún así no puedo evitar odiarle. Si tuvieses un hermano me entenderías.
- Te entiendo, pero entiende que Zayn está pasando un mal momento. Que la persona que amas esté en el hospital y que pienses que es por tu culpa es muy malo.
- Esa parte la entiendo. No se como podría vivir, sabiendo que estás en un hospital por mi culpa.
Sonrío y ambos nos besamos una vez más. Creo que Louis es lo más bonito que me ha pasado jamás.


*Narra Destiny Styles*

Freno en seco cuando escucho que alguien grita mi nombre, pero me giro para encontrarme a mi vecino corriendo hacía mi.
- Hola Liam – digo sonriendo y ladeando la cabeza. Siempre hago eso cuando saludo a alguien.
- Des – dico parándose, doblándose hacía delante y poner sus manos en las rodillas –. Te llevo llamando un buen rato.
- ¿Y ya estás cansado? Que flojo... – digo riendo.
- Mira quien fue ha hablar – dice poniéndose derecho –. La que saca sobresaliente en atletismo.
Me llevo una mano a los labios en señal de que se calle y el suelta una carcajada bastante graciosa.
- Solo digo la verdad – dice levantando las manos de forma inocente –. ¿Te llevo a casa?
- Em... – digo mirando a los lados por si veo a mi hermano.
- Oh, vamos. Si sabes que para tu hermano tengo el tic de aprobación.
- Para el carro – digo poniendo las manos en su pecho, sonriendo.
- Eres difícil, ¿eh?
- Demasiado.
Sonrío por su pregunta, ya que en los seis meses que habían pasado, Liam me había pedido para salir tres veces. Y yo las tres veces me había negado. No estaba preparada para otra relación.
- Liam, creo que ya lo hemos hablado muchas veces, ¿no te parece? No estoy preparada para salir con alguien de nuevo. Después de Mark...
- Está bien – dice él mirando hacía otro lado –. Lo entiendo. Solo te digo que han pasado dos años. Tienes que empezar a superarlo de una vez.
- No es tan fácil, Liam. Yo lo quise mucho. Lo que hizo me dejó mal.
- Lo sé, sé que tu estás mal, pero, ¿y yo?
- Liam ya te dije que no sabía cuanto tiempo necesitaría. Solo que lo necesitaba.
- Está bien – dice frenando, ya que hemos llegado a mi casa –. Hasta mañana, Des.
- Buenas noches Liam – digo entrando en mi casa.
¿Porque esto es tan duro? ¿Porque después de tanto tiempo pasado, aún no puedo olvidar a mi ex-novio? Me siento en el suelo, y recuerdos de diversas épocas, empiezan a aparecer y desaparecer en mi cabeza.

¡Te pillé! – grita un chico castaño cogiendo por los aires a una chica de pelo largo.
- ¡Mark bájame ahora mismo! – grita la chica sin parar de reír.
- Tienes que decir que soy el mejor.
- ¡Pero no eres el mejor! – grita la chica sonriendo y acercándose a su novio.
- Te arrepentirás sweetie– dice el chico mientras ambos vuelven a correr por la playa.

- ¿Sweetie? Sabes que no puedes escapar de mi. Te voy a encontrar.
Andando por un pequeño bosque, el mismo chico de pelo castaño busca a cierta chica escondida entre los árboles.
- ¡¿De verdad?! – grita una voz no demasiado lejos de dónde él se encuentra –. No lo creo.
El chico anda hasta el lugar dónde ella siempre se encuentra. Cuando está triste, cuando está contenta, cuando quiere llorar o cuando quiere saltar de alegría.
- Te encontré – dice asustando la por la espalda.
Ambos ríen y se besan bajo esa cascada. Ambos están enamorados.

Un ruido se hace presente en la casa de un castaño. El chico se gira para ver a su novia a punto de echarse a llorar. Su mirada se dirige al suelo, dónde hay una caja grande, envuelta con un papel verde.
- Sweetie, yo...
- No te atrevas a llamarme así. ¿Que estabas haciendo? Bueno, no me respondas, estaba más que claro.
- No, Des. No te estoy engañando.
- Hoy hacíamos dos años... ¿No podrías haberte esperado?
- Lo siento, Destiny. De verdad que lo siento mucho.


*Narra Zayn Malik*

Dios, llevo llamando a Jane dos horas y no me coge el teléfono. Y ahora vosotros estaréis pensando, ¿Y porque Zayn no entra a verla? Respuesta fácil: Le ha pedido a los médicos que no me dejen entrar.
Ey Zayn – dice la voz de mi mejor amiga.
- Rosie – digo sonriendo forzada mente.
- Sabes que conmigo no tienes que sonreír si no quieres.
- Odio que me conozcas tanto – digo borrando mi sonrisa y mirando a Rose –. ¿Como está?
- ¿Físicamente o psicológica mente?
- Las dos cosas – digo intentando no derrumbarme.
- Físicamente está regular. Las heridas del cuerpo son leves, pero hay heridas en la cara que seguramente le quedara algo de marca.
- Mierda... – digo pasándome las manos por el pelo –. ¿Que más?
- Solo eso. Y respecto a ti... Lo tienes crudo Zayn. Muy crudo. Jane me ha dicho que tu no tienes la culpa, pero que no puede perdonarte que la hayas engañado. Aunque yo sé que lo has hecho porque crees que eres malo para ella.
- Soy un estúpido – grito levantándome y dándole un puñetazo a la pared –. Tenía que haberlo pensado antes. ¡Estúpido! ¡Estúpido! ¡Estúpido! – grito dando seguidos puñetazos a la pared.
- Chico – dice la voz de una enfermera mayor –. Si le vuelves a dar un puñetazo a esa pared te vas fuera, ¿entendido?
- Entendido señora. Lo sentimos, es solo que está alterado – se disculpa Rose.
- ¿Eres el novio de la chica? De... – dice mirando en el papel –. ¿Janice Tomlinson?
- Más o menos – digo acercándome a la mujer –. ¿Como está?
- Eso no te lo puedo decir. Lo siento, es cosa del médico. Solo te puedo dejar entrar.
- Pero usted sabe que ha pedido que no me dejen entrar.
- Se lo ha pedido al médico, no a mi – dice con una pequeña sonrisa –. Vamos entra.
Miro a Rose, como si ella me tuviese que dar el empujón que necesito para entrar. Ella me sonríe y asiente con la cabeza mientras yo abro la puerta de la habitación 227.



Bien chicas, aquí os traigo un nuevo capítulo y bastante largo ehh asi que DE NADA! jajajaja, bueno como veis hay un nuevo personaje en la historia. Sofia, espero que no te importe que ponga el nombre de otra manera, es que como están en Londres pues encaja mejor.
Por favoor votad en la nueva encuesta sobre que quereis que sea el hijo de Sophia! :)

Besoos!

domingo, 3 de noviembre de 2013

Same Mistakes: Capitulo IX

FROM THE MOMENT I MET YOU, EVERYTHING CHANGE

*Narra Louis Tomlinson*

- Alana. Todo fue por Alana. Estaba ciego Rose, entiéndelo – empiezo a explicar –. Ella era tan guapa, tan lista. Parecía buena persona. Me dijo que te enamorase, porque quería venganza. Nunca me dijo de que tipo de venganza hablaba, pero te tenía que namorar. Ideamos un plan juntos. Al principio, yo sería borde contigo para que te empezases a interesar y luego te plantaría. Pero todo se complicó aquel día en la playa, y des de hace seis meses que no te he visto.
Dejo de hablar por un segundo para coger aire. Esto me duele bastante. Nunca tendría que haber hecho caso a la chica de pelo rubio. Rose me mira intentando controlar las lágrimas, sin mucho esfuerzo.
- Ella me prometió que pagaría todas las medicinas que mi abuelo necesitaba para sobrevivir, así que supongo que esa fue una de las razones por las cuales le hice caso. Pero, descubrí que ella solo me usaba para hacerte daño, y a mi me dolía hacerte daño. Creo que porque siempre me has gustado. Al menos, físicamente.
Levanto la mirada con el ceño fruncido para ver el rostro de Rose. No veo ninguna expresión.
- ¿Estás enfadada?
- No veo razón – dice después de unos minutos de silencio –. Tu y yo no éramos nada. Ni siquiera éramos amigos. A demás eso es el pasado, y me gustaría empezar una amistad contigo. Una real.
Esbozo una sonrisa, porque no hay palabras que me puedan hacer más feliz de lo que estoy ahora mismo.
Des de hace cuatro meses que Rose me está empezando a gustar, y por mucho que he intentado olvidar la, no he podido. Ella está en mi cabeza las veinticuatro horas del día.
- ¡Lou! ¡Rosie! – grita una voz conocida.
Unas enfermeras mandan callar al grupo de chicos que acaba de entrar por la puerta. Entre ellos, está mi mejor amigo.
- Hazza – digo yendo hacía él.
- Lou, ¿estás bien? – pregunta Becca, que se encuentra abrazada a Harry.
Los miro a todos, y sonrío, ya que me alegro de que mis amigos estén aquí para mi. Pero no encuentro a Zayn.
- ¿Dónde está Zayn? – pregunto.
- Allí – dice Liam con un movimiento de cabeza.
Veo como mi amigo habla con la chica que me gusta. Él está cerca. Muy cerca. Sé que solo son amigos, pero no se porque en ese momento reacciono así.


*Narra Rosalinne Styles*

Las voces de mis amigos y mis primos retumban en el hospital, y Louis automáticamente se levanta para ir a decirles algo. Yo me quedo sentada. No puedo mirar a Zayn a la cara. Sé que no debería haber reaccionado así, no sé que me pasó en ese momento, pero, que me hayan escondido que Jane estaba en el hospital me parecía horrible.
- Rosie – dice esa voz que tan bien conozco.
- Hola, Zayn – digo levantándome.
- Rosie, lo siento mucho. De verdad que no tendría que habértelo escondido, pero no puedes odiarme. Eres mi mejor amiga, mi hermana. No me imagino una vida sin mi mejor amiga al lado.
- Sabes que nunca podría odiarte – digo llevándole una mano al pelo y descendiendo, pero mi pulsera se engancha con la cremallera de su chaqueta –. Genial, no te muevas.
Me acerco un poco más para intentar soltar la pulsera de su cremallera mientras Zayn se ríe por mis nefastos intentos.
- Oh, vamos. No te rías y ayudame – digo yo entre risas.
Y así es como los dos, entre risas, intentamos sacar la pulsera de su chaqueta. Hasta que Zayn se tira hacía atrás lo que hace que mi pulsera se rompa y me arrodille a recogerla.
- Zayn teníamos que desenganchar la, no que me la rompieses – digo, pero oigo el grito de las chicas.
- ¡Louis! – grita Des.
Levanto la cabeza y veo a mi mejor amigo, con la boca roja, y unas gotas de sangre descendiendo por su labio hasta acabar en el suelo.
- ¡Zayn! – grito hacía el.
Le doy un pequeño pañuelo rojo que siempre llevo en la muñeca para que se lo ponga en el labio y poder detener la sangre. Miro hacía los chicos, pero me detengo en Louis, que se mira la mano, dónde tiene los nudillos ensangrentados por la sangre de Zayn.
- ¿Que has hecho? – digo mirando mal a Louis –. Te digo una cosa. Tienes una gran capacidad para cagar las cosas. ¿Que buen motivo tenías ahora para pegarle?
- Hablemos, Rosie – dice él y no me queda otra que seguir le.
Vamos hacía una esquina del hospital, mientras dejo a mi prima con Zayn para curarle las heridas que Lou le ha provocado.
- ¿Que? – digo seca.
- Lo siento, Rose pero ya no puedo seguir fingiendo esto. Me estoy engañando a mi mismo.
- ¿De que estás hablando? – digo sentándome en una silla.
- Rose, que te quiero – dice directo, y yo abro los ojos –. Te he querido des de hace mucho tiempo pero soy un cobarde.
- ¿A que viene...? – empiezo, pero Lou me corta. Esto de interrumpirme se le está haciendo costumbre.
- Dejame acabar, por favor – dice cogiéndome una mano.
Miro hacía el suelo, dónde nuestras manos se encuentran entrelazadas. Sonrío por dentro para evitar que Louis lo sepa, y lo vuelvo a mirar, haciendo un movimiento con la cabeza para apartarme el pelo. El sonríe como si le gustase el recuerdo que está pensado.
- Creo que te he querido des del día de la hoguera, pero he sido demasiado tonto por no darme cuenta antes. Tu me cambias. Es decir, cuando estoy contigo, se me olvidan todos los problemas que tengo. No se como lo hace Rose, pero eres la única que puede hacerlo.
Sube su mano hasta su pecho, lo que quiere decir que yo también ya que nuestras manos siguen entrelazadas.
- Mi corazón late de tal manera por ti – dice subiendo su otra mano a mi mejilla –. Y solo por ti.


*Narra Louis Tomlinson*

Esta actitud no era normal en mi, pero Rose hacía que todo lo que girase a mi alrededor cambiase con solo decir mi nombre.
- Lou... – dice ella indecisa –. Yo siento algo por ti, de eso estoy segura, solo que solo que des de que te he conocido lo único que has conseguido es hacerme llorar. A demás, tu hermana está aquí. Porque está mal, y a ti se te ocurre declararte.
Rose se suelta de mi agarre y vuelve rápidamente hasta dónde estaban los demás. En ese momento, siento a alguien carraspear.
- ¿Señor Tomlinson? – dice el médico.
- ¿Como está mi hermana?
- Por favor, acompáñeme – me dice.
Presiento que eso no es nada bueno. Sigo al médico hasta la habitación en la que mi hermana descansa.
- ¿Como está? – vuelvo a preguntar al ver que sigue dormida.
- Mire – dice el médico acercándose a ella –. Toda esta parte de la cara recubierta por parches, es que está quemado.
- ¡¿Como?! – grito corriendo hacia su camilla.
Si el médico decía la verdad, entonces mi hermana tendría media cara y toda la parte de la barbilla quemada.
- Señor Tomlinson, no grite. Recuerde que esto es un hospital.
- Lo siento, lo siento – dice apresurada mente –. ¿Que más?
- Es posible que en la cara le quedan marcas, ya que es un sitio muy delicado, y tanta quemadura, es posible que alguna parte de lo quemado le quede para siempre. Por el contrario, las heridas del cuerpo, son más fáciles de que le desaparezcan, ya que fue más un roce que una buena quemadura, por lo que no habrá problema.
- Pero... Pero... – dice sin saber exactamente que decir.
- Señor Tomlinson, su hermana tendrá que pasar mínimo una semana en el hospital para ver como avanza. El sedante está a punto de finalizar, así que no tardará en despertar.
- Gracias... – susurro sentándome en un sillón.
Me llevo las manos a la cara, al pelo, a todos los sitios que veo posibles en señal de nerviosismo y de frustración. Recuerdo las palabras que ha dicho el médico y empiezan a caer lágrimas de mis mejillas. A Jane le va a quedar la cara marcada, y últimamente como está el mundo, ¿que chico va a querer salir con ella? Aunque para mi siempre sea la chica más preciosa de todas.
Siento que una mano pequeña y morena de piel se coloca en mi hombro, y se arrodilla en frente de mi para quedar a mi altura. Huelo su colonia. One Million, y se exactamente de quien se trata. A Rose siempre le había gustado esa colonia y siempre se la coge a Hazza.
- Louis – dice ella cogiéndome de la cara para que la mirase –. He escuchado al médico. Lo siento tanto... Zayn me ha explicado lo que sucedió. Esta arrepentido.
- Se que no fue su culpa, pero entiéndeme a mi. No puedo evitar odiarle por dentro.
- Te entiendo Lou – dice ella.
No me doy cuenta de la poca distancia que hay entre nosotros hasta que el aliento de Rose choca contra mi cara. Menta.
- Sabes que si estás tan cerca va a serme imposible no besarte, ¿verdad?
- Tampoco quiero que no lo hagas – me dice.
Sea eso o no una invitación, la beso igualmente. Como el día del baño. Solo que está vez, un millón de mariposas empiezan a hacerse presentes en mi estómago.


Unas horas antes...
*Narra Zayn Malik*

- ¿Entonces, tu no me quieres? – dice una chica castaña con lágrimas en los ojos.
- Sabes que no – digo cerrando los ojos por el dolor que me causa mentirle.
- Pero creí que teníamos algo – dice Jane sin rendirse –. Has estado seis meses coqueteando me y cuando por fin me decido a declararme me dices que no me quieres? ¿Que todo ha sido un juego?
- Lo siento Jane – digo a punto de llorar –. Pero nunca me has gustado. Nunca has sido más que un juego.
Ella se acerca a mi y por un momento pienso que me va ha besar, pero retiro esa idea de mi cabeza cuando siento un fuerte dolor en mi mejilla izquierda.
- No quiero volver a verte. Ojala el otro día, aquel coche hubiese chocado contra ti. Así no tendría que verte más la cara. Mentiroso – suelta con todo el odio que tiene.
Veo como el pelo castaño de Jane se airea a causa del aire hasta que desaparece por el final de la calle. Me quedo en el mismo sitio en donde acabo de recibir un bofetón por parte de Jane, y por fin las lágrimas empiezan a caer.
- ¿Que has hecho, Zayn? – me digo a mi mismo.
Llevaba semanas pensando en si hacer esto o no, y al final me he decidido por hacerlo. Pero no porque yo no quiera a Jane. Al contrario. La quiero más que a mi vida, es solo que yo no soy el indicado para ella. Antes no lo veía así porque solo quería su físico, pero la fui conociendo y fue entrando poco a poco en mi corazón hasta que se quedó.
- Mierda – susurro.
No se que culpa tiene la pobre papelera pero no puedo evitar pegarle una patada. Ahora que le he dicho todo eso en la cara, no creo que fuese lo más correcto.
- Soy estúpido – susurro golpeando el árbol con ambos puños y haciendo que un poco de sangre aparezca en mis nudillos.


*Narra Janice Tomlinson*

- No quiero volver a verte. Ojala el otro día, aquel coche hubiese chocado contra ti. Así no tendría que verte más la cara. Mentiroso – le digo en la cara.
Y entonces salgo corriendo. No puedo mirarle a la cara después de todo lo que me ha hecho. Y se que haberle insinuado que lo prefería muerto no lo tendría que haber hecho.
Yo que pensaba que Zayn era diferente. Ya veo que no he hecho más que equivocarme. Una y otra vez.
Cuando noto que estoy lo suficientemente lejos para que Zayn ya no consiga alcanzarme, ralentizo mi paso hasta el punto en el que parece que arrastre los pies.
- Oh no – digo cuando llego delante de la casa en la que duermo.
La casa arde completamente en llamas. Tres coches de bomberos intentan apagar el fuego sin demasiado éxito.
Las lágrimas se empiezan a acumular en mis ojos. Tengo que entrar en esa casa. Está el colgante que Zayn me regaló hace tres meses con nuestros nombres gravados. No somos nada. No eramos nada. Pero aún así, ese colgante es importante para mi. Lo más importante que tengo. Y aunque me haya hecho todo esto, desgraciadamente lo sigo queriendo.
Me abro paso entre los vecinos que miran atónitos la escena. Uno de los policías me impide el paso, y vuelve a su trabajo olvidándose de mi, pero yo vuelvo a intentarlo hasta que paso por encima de la valla.
¡Detened a la chica! – grita un hombre.
Demasiado tarde. Cuando la gente quiere darse cuenta, ya he entrado en la casa.


Actualidad...
*Narra Rosalinne Styles*

Me separo de Louis después de unos minutos y bajo la cabeza avergonzada pero con una sonrisa en el rostro. Hace tiempo que quería besar a Louis pero nunca me había atrevido.
- Eso fue... increíble – dice Louis.
Siento su mano en mi barbilla. Lou hace un movimiento hacia arriba para que pueda mirarlo a la cara. Tiene una sonrisa dibujada, y sus ojos azules tienen un brillo que jamás había visto.
- Ahora que me has besado no pienso dejarte ir, ¿lo sabes?
- No quiero que me dejes ir – le confieso después de seis meses intentando olvidarle.
Nos quedamos un momento viendo a los ojos en silencio. Pero no era un silencio para nada incómodo. Los ojos de Louis me transmiten la seguridad que des de hace dos años no tenía, y también me devuelve el amor que creí perdido hace tantos años.
- Se que tal vez no es el mejor sitio para pedir una cosa como esta pero, Rose, ¿quieres salir conmigo?
- Claro que si – digo asintiendo para volver a besarle.
Louis me toma de la cintura y me indica que me siente en sus piernas, gesto que obviamente no desaprovecho.
El beso es largo. Tanto, que creo que me voy a desmayar por el poco aire que tengo en cualquier momento. Me separo de el tan solo unos centímetros para mirarlo.
- ¿Que vamos ha hacer? – le pregunto, y él encara una ceja confundido –. Hablo de mi primo. Tendremos que escondernos.
- Si claro – dice con ironía y sonriendo –. No pienso tener una novia tan guapa y tener que escondernos. Hablaré con Hazza.
- ¿Lo harás? – pregunto ilusionada. Nunca antes nadie se había enfrentado a mi primo por salir conmigo.
- Claro que lo haré pequeña.
- ¿Pequeña? – pregunto aguantando la risa por el mote que me ha puesto.
- Eres pequeña – dice acercándome a él de nuevo –. Mi pequeña.
- Bien, bien – digo separándome de él y levantándome de su falda –. Gracias por recordarme que no llego al metro sesenta.
- Las prefiero de metro sesena que de metro noventa – dice él sonriendo –. Así parezco más alto.
- Menos mal que eres guapo, porque si no ya te estarías yendo de está habitación – digo besándolo de nuevo.
Siento un ruido estridente de algo caerse al suelo y romperse en mil y un pedazos. Louis mira por encima de mi hombro hacía la puerta, y sus ojos se le oscurecen.
- Hazza – dice, y luego traga fuertemente saliva.
- Mierda... – susurro girándome.
- ¿Que está pasando aquí? – dice él con su típica “mirada del tigre”, como el dice.
- ¿Harry podemos hablar? – pregunta mi novio.
- Por supuesto que vamos ha hablar. Saliendo – le dice a Louis señalando la puerta.

Louis me dedica una última mirada antes de ir con mi primo fuera. Solo espero que por ser su mejor amigo, Harry tenga un poco más de delicadeza.




Aquí os traigo otro capítulo. Lo he subido tan rápido, nada más porque hoy se ha estrenado el video clip de Story Of My Life y en mi opinión es el mejor video que los chicos han hecho en toda su carrera. Me ha hecho llorar muchísimo y cada vez que lo veo vuelvo a llorar. Y luego la gente dice que no son perfectos...? No los entiendo... jajajaja

Aquí os dejo el link del video por si no lo habéis visto, y si lo habéis visto que os ha parecido?
Recordad: TENEMOS UN RECORD QUE BATIR! Tenemos que llegar a 20k visitas en YouTube para superar a Miley Cyrus. Recordad cargar la página cada vez que veáis el video otra vez, NO LE DEIS A REPLAY. Y las que tengáis cuenta en YouTube saliros, porque no importa  las veces que le deis a cargar la página, si habéis entrado con vuestra cuenta solo contara una vez.
VAMOS DIRECTIONERS! Tenemos hasta mañana a las 17:00 para conseguir el record!

PD: Sofia, te aviso que en el proximo capitulo ya sales :)

Espero que os este gustando la novela y gracias a todas!